Editorial: Ciberseguridad y Drones

12919

Los drones o sistemas de aeronaves no tripuladas, cuyo uso se asociaba a las operaciones militares, tienen hoy día versiones diversas que transforman las empresas de todos los sectores, principalmente agricultura y transporte.

El mercado de los drones puede generar un negocio de más de 127.000 millones de dólares. Se estima que antes de 2020 la aplicación comercial de drones se disparará a 2 millones de drones. En ciberseguridad, estos dispositivos están expuestos a pérdida de confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos. La identificación, alteración, suplantación y anulación de señales Wi-Fi y GPS, con las que interactúan los drones, pueden afectar a su seguridad.

Las empresas dependen de la información y de la tecnología que nos permite su gestión: ordenadores, teléfonos móviles y tabletas, bases de datos, líneas de comunicaciones… La gran mayoría de las organizaciones están expuestas a amenazas que ni siquiera imaginan y no han pensado en lo que ocurriría en su empresa si, de repente, perdiesen la información de su negocio. Tampoco conocen el nivel de ciberseguridad de su empresa.

El mercado de los ciberseguros, que debe alcanzar 7.500 millones de ventas anuales en 2020, se había centrado en productos dirigidos a las grandes empresas debido a su mayor exposición a los riesgos cibernéticos. No obstante, actualmente este mercado se está orientando al sector de la PYME, con una limitada experiencia en la gestión de estos riesgos, una creciente exposición a los ciberataques y una necesidad de cumplir un marco regulatorio cada vez más exigente en protección de datos.

Con el objetivo de proteger a las PYME y a los autónomos frente a los ciberriesgos y los riesgos de pilotar un dron, MAPFRE ha diseñado un novedoso Seguro Ciber y un seguro de drones para actividad comercial (responsabilidad civil obligatoria en la UE para drones que pesan más de 20 kg). Ambos lanzamientos coincidirán en 2017