Consejos para una “vuelta al cole” más segura

4619

La FUNDACIÓN CEA informa a las familias ante la inminente vuelta al colegio

Un menor sin ningún tipo de retención multiplica por cinco la posibilidad de sufrir lesiones mortales. 9 de cada 10 lesiones infantiles, graves o mortales podrían haberse evitado utilizando algún sistema de retención.

A punto de que empiece el nuevo curso, una nueva preocupación asalta a los padres: el transporte escolar. ¿Es segura la forma en la que van los niños al colegio? Desde la Fundación CEA hacen un recordatorio especial sobre la forma más segura de llevar a los niños “al cole”, tanto en la ruta escolar como en vehículo particular o a pie.

La responsabilidad de los padres o tutores

La Fundación CEA recuerda el papel tan importante que tiene el padre o tutor cuando se habla del transporte escolar, ya que éste es el principal responsable de la seguridad vial del menor. Por ello deberán:

  • Comprobar la seguridad de los autobuses de transporte escolar.
  • Solicitar la contratación de autobuses con cinturón de seguridad.
  • Comprobar que se cumple la reglamentación.
  • Respetar las paradas de autobús. No aparcar en doble fila.
  • Enseñar a los menores las conductas correctas en el uso de este medio de transporte.

8 normas que hay que exigir para un transporte escolar seguro

El Real Decreto 443/2001, de 27 de abril establece las condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores, donde se tratan aspectos como antigüedad de los vehículos, características técnicas, inspección… Es muy importante que el padre o el tutor las conozcan y exija su cumplimiento.

  • Los vehículos no rebasarán los 16 años de antigüedad.
  • Irán señalizados con el indicativo de transporte escolar en la parte anterior y posterior del vehículo.
  • En la documentación deberá figurar que ha superado una inspección técnica anual si tiene menos de 5 años, y semestral si supera esa antigüedad; que dispone de un seguro obligatorio y otro complementario que cubra la responsabilidad civil por daños y perjuicios; y contar con una autorización especial para el transporte escolar.
  • El autobús debe disponer de plazas para personas con discapacidad.
  • El piso del vehículo no puede ser deslizante y los bordes de la escalera deben ser de colores vivos.
  • Las puertas deben disponer de barras para facilitar las operaciones de subida y bajada.
  • Los asientos ubicados frente a huecos de escalera, o aquellos que no estén protegidos por el respaldo de otro, deben contar con un elemento fijo de protección. Si estos asientos van ocupados por niños de 5 a 11 años, los cinturones tendrán tres puntos de anclaje y dispondrán de cojines elevadores.
  • La duración máxima del tiempo de viaje en cada sentido no debe exceder de 1 hora.

Fundación CEA recuerda que es obligatoria la presencia de un acompañante cuando el 50% de los alumnos transportados tengan menos de 12 años o se trate de un centro de educación especial.

El acompañante debe llevar chaleco reflectante, y es quien asigna las plazas a los alumnos y debe comprobar que se abrochen el cinturón de seguridad. Un menor sin ningún tipo de retención, multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales. 9 de cada 10 lesiones infantiles, graves o mortales, podrían haberse evitado utilizando este tipo de dispositivo.

En las bajadas y subidas de los niños al vehículo, el acompañante debe bajar primero y comprobar la seguridad del acceso. La mayor parte (90%) de los accidentes se producen cuando los niños suben y bajan del autobús, lo cual se puede prevenir con la presencia del acompañante.

Acceso al colegio andando o en vehículo particular

Si el traslado de casa al colegio no es en ruta escolar, siempre hay otras opciones que el padre puede considerar. El niño puede ir al colegio en un vehiculo particular o a pie,  por lo que se deben considerar algunas normativas para la prevención de accidentes.

Si el traslado de casa al colegio se hace en vehículo particular es imprescindible que el niño vaya correctamente sentado y siempre bien sujeto con el cinturón de seguridad y los sistemas adecuados, si mide menos de 1,50 metros deberá ir con elevador o en la silla de retención infantil acorde a su peso y talla. Según técnicos de la DGT, estos sistemas de retención evitan un 70% de las muertes o lesiones graves en los más pequeños, por lo que su importancia es vital.

Si los niños van caminando al colegio, deben ir acompañados de un adulto que les enseñará a cruzar siempre por los pasos de peatones, mirando a ambos lados de la calzada, a prestar mucha atención a la hora de cruzar la calle para que no salgan corriendo, saltando o jugando, pues corren el riesgo de caerse en medio de la carretera. Cuando caminen por la acera, el niño debe ir por el lado interno, lo más alejado posible de los bordillos, prestando atención a las entradas y salidas de los garajes.

Nunca se debe caminar entre vehículos estacionados, el riesgo de un accidente es alto, ya que la visibilidad es reducida tanto para los peatones como para los conductores, debido a que su campo de visión abarca sólo 120º.