Editorial: Y el coche se hizo inteligente

11319

CESVIMAP 96.inddImagine un coche que le avisa cuando se sale de la carretera, que frena automáticamente antes de una colisión, que se conduce solo en atascos y autovías, que aparca solo, que avisa a una ambulancia si tiene un accidente, que alerta a la policía si está siendo robado; imagine un coche que le diga dónde aparcar o cuál es el mejor taller para un posible problema. Hoy ya no tiene que imaginar, sólo hay que abrir los ojos.

El coche está sufriendo una de las mayores transformaciones desde que Henry Ford produjera el Ford T, a principios del siglo XX. La digitalización de la sociedad está transformando muchos sectores, y el del automóvil no está al margen.

En abril de 2018 entrará en la UE la directiva eCall, que obligará a que todos los coches y vehículos comerciales ligeros vendidos a partir del 31 de Marzo de 2018 tengan un sistema de llamada automática de emergencia. Este mecanismo supondrá que se salven más de 2.500 vidas, aproximadamente un 10% del total de fallecidos por accidente de tráfico en la UE. El coche tendrá, así, un GPS y una tarjeta SIM embarcada de serie y pasará a convertirse en un producto sobre el que ofrecer muchos servicios. Ya ocurrió con la telefonía móvil, lo importante no es el hardware, sino los servicios que puedo consumir como cliente a través de las apps. Esta conectividad permitirá que entren nuevos jugadores en el ecosistema, donde el fabricante seguirá siendo el principal.

Desde el mundo del seguro vemos estos cambios como una oportunidad de ofrecer a nuestros clientes servicios que hasta ahora sólo iban incorporados en dispositivos “aftermarket”, como los brindados por MAPFRE a sus jóvenes conductores, desde el 2007, con la póliza YCAR. Además, tendremos que estar preparados para los nuevos retos que se plantean cuando un coche sea hackeado o tenga un accidente mientras el sistema operativo del vehículo estaba gobernando el volante, freno o acelerador.

Como dijo Eric Hoffer, “en tiempos de cambio, quienes están abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”.

[gap height=”25″]