El 5% de los accidentes de tráfico en España suceden por deslumbramientos

7051

Un conductor deslumbrado durante 5 segundos recorre “a ciegas” la distancia equivalente a un campo de fútbol

La correcta iluminación del vehículo es fundamental para evitar accidentes como consecuencia de los deslumbramientos, especialmente en las horas del día de menos luz. Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) recogidos por la marca de iluminación para el automóvil Philips, que fabrica y comercializa Lumileds, el 5% de los accidentes de tráfico en España suceden por deslumbramientos en horas crepusculares (amanecer o atardecer). En esta misma línea, un estudio de la autoridad viaria de Estados Unidos (NTHSA, por sus siglas en inglés) señala que el 17% de los accidentes que tienen como causa el entorno se producen por deslumbramientos.

Y es que, por la noche, nuestra capacidad visual se reduce hasta el 20% en comparación con la que tendríamos al circular de día. Pero no solo porque la falta de luz incide además en otros factores como la manera en que percibimos las distancias, el campo de visión o los contrastes, algo que con la edad no hace sino acentuarse. Por ello, es más que recomendable no complicar aún más la conducción propia y ajena provocando deslumbramientos, que suponen otro de los riesgos a los que hemos de hacer frente en horas nocturnas.

El deslumbramiento se origina cuando en el campo visual aparece una fuente luminosa de brillantez superior a la de la iluminación general. Entonces se produce una miosis máxima (contracción de la pupila) y molestias visuales transitorias como lagrimeo, frecuente parpadeo y pérdida momentánea de la vista o agujero negro, especialmente si los ojos están adaptados a la oscuridad. A ello, le sigue una lenta recuperación de las funciones visuales, en un tiempo máximo considerado normal de 50 segundos, como apunta Fundación Mapfre.

Por ello, el experto en iluminación Lumileds recuerda el importante papel que cumple el adecuado mantenimiento y uso del sistema de iluminación de cara a minimizar los deslumbramientos y la siniestralidad que llevan aparejada. No en vano, según el club automovilista británico RAC, con sólo 5 segundos deslumbrado, a una velocidad de 50 millas por hora (unos 80 km/h), un conductor recorre ‘a ciegas’ con su vehículo una distancia de 112 m, prácticamente la longitud de un campo de fútbol.

Consejos Lumileds para evitar los deslumbramientos:

  1. Confía la revisión, reglaje y mantenimiento del sistema de iluminación de tu vehículo a tu taller de confianza al menos una vez al año. Disponer de unos faros correctamente direccionados no solo nos ayudará a proyectar la luz en los puntos de la carretera donde realmente se necesita, sino también a no deslumbrar al resto de conductores.
  2. Usa de forma adecuada el alumbrado de tu coche, adaptándote a las necesidades del entorno y a las circunstancias de la vía.
  3. Comprueba que los espejos retrovisores de tu coche están también bien alineados: contribuirás a eliminar puntos ciegos y a evitar el deslumbramiento producido por los vehículos que circulan detrás de ti. Asimismo, acostúmbrate a utilizar la posición “nocturna” del espejo retrovisor interior de tu vehículo, que precisamente te ayudará a minimizar dicho riesgo.
  4. Confía en lámparas de calidad original.
  5. El cambio de lámparas, siempre en parejas.
  6. Vigila el estado de los faros de tu coche. Con el paso del tiempo, el desgaste producido por pequeños golpes y agentes externos como la radiación ultravioleta, pueden hacer que la visibilidad por la noche se reduzca hasta en un 40%.
  7. Además de limpiar los faros, es recomendable que el resto de superficies que se interponen entre nosotros y la carretera estén limpias. Por eso, es necesario asegurarnos de que el parabrisas y las escobillas del coche está en buen estado, por fuera y dentro, así como los cristales de nuestras gafas.
  8. Visita a tu oculista. Es imprescindible cuidar la salud visual y recordar que las personas de mediana y avanzada edad son más sensibles a los deslumbramientos. Del mismo modo, las personas con ojos claros muestran una mayor sensibilidad a este fenómeno.
  9. Utilizar gafas de sol, graduadas cuando sea necesario, pero nunca por la noche, puede ayudarnos a reducir el riesgo de deslumbramiento, la fatiga visual y la ceguera temporal.
  10. Descansa, de manera frecuente, cuando circules de noche. Nada mejor que dejar reposar la vista un tiempo para recuperarte de los deslumbramientos.