El mal estado de las carreteras españolas aconsejaría invertir 7.000 millones de euros

2036

Uno de cada trece kilómetros de la red de carreteras española presenta deterioros relevantes en más del 50% de la superficie del pavimento, acumulando baches, roderas y grietas longitudinales y transversales. Estos desperfectos pueden afectar a la estructura de la plataforma, comprometiendo la comodidad, eficiencia y seguridad de la circulación.

La Asociación Española de la Carretera, AEC, en su informe “Necesidades de Inversión en Conservación” desarrollado en el segundo semestre de 2017, muestra que el deterioro afecta tanto a las carreteras a cargo del Estado como a las que gestionan las Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales. Aconseja reducir el límite de velocidad genérico entre 10 y 20 km/h, una medida que afectaría a 6.800 kilómetros de carreteras; si bien esa no es la solución del problema sí podría mejorar momentáneamente la seguridad.

Esta investigación tiene su origen en las Campañas de Inspección Visual de la Red Viaria que la AEC comenzó a realizar en 1985 para conocer el estado de la pavimentación y del equipamiento, y estimar la inversión mínima necesaria para alcanzar niveles de servicio adecuados.

En términos generales, el estudio revela cómo la falta de conservación está haciendo mella en las infraestructuras viarias españolas, un patrimonio valorado en 145.000 millones de euros, abandonado a partir de 2009, víctima de los reiterados ajustes en los presupuestos públicos.

Se observa cómo en 2001 la conservación de la red viaria aprobaba holgadamente el examen periódico realizado por la AEC. 16 años después, en 2017, roza la línea del Muy Deficiente.

La inversión mínima requerida es de 7.054 millones de euros según esta entidad, tanto para las redes del Estado (2.211 millones necesarios) como Autonómicas (4.843 millones).

Consecuencias

  1. Incremento del riesgo: El progresivo deterioro de las carreteras coincide con un preocupante aumento de las víctimas en accidentes de tráfico. Reducir la velocidad para reducir el riesgo es una medida que podría ser necesaria si no se actúa en solucionar los problemas de falta de conservación existentes, para no afectar a la seguridad.
  2. Impacto ambiental e ineficiencia económica: Sin el sobrecoste en consumo de combustible de circular por una carretera con pavimento en mal estado, se evitaría emitir tres millones de toneladas de CO2 al año , además del sensible incremento de los gastos de mantenimiento del vehículo.
  3. Pérdida de capital social: Entre 2001 y 2017, las carreteras del Estado han perdido un 36% de su valor patrimonial, y las de las Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales, un 38%.

Solución
Los Presupuestos Generales del Estado deberían incrementar en 300 millones de euros durante ocho años las partidas destinadas a conservación y refuerzo de firmes. Así, en lugar de los 900 millones de euros actuales, se pasaría a a 1.200 millones.

Respecto a las carreteras dependientes de las Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales, se requiere destinar 600 millones de euros más al año –durante los próximos ocho ejercicios- a su mantenimiento (para el conjunto de las autonomías).

Reparar el pavimento, más de 6.500 millones
La conclusión más relevante del estudio “Necesidades de Inversión en Conservación 2017-2018” es que las carreteras están a décimas del “Muy Deficiente” en su calificación media. Las necesidades de inversión en reposición y refuerzo de firmes se cifran en 6.574 millones de euros para el conjunto de las carreteras españolas (6% más que en 2015). La Red del Estado, de 26.242 kilómetros de longitud, precisa de 2.060 millones, y la Red Autonómica (75.546 kilómetros) de 4.514 millones.

La conservación de los firmes obtiene la peor nota, la Red del Estado registra una pérdida de 86 puntos con respecto a la auditoría realizada en 2001. La de las carreteras autonómicas, 80 puntos menos.

370.000 señales de código, 68% con el reflectante caducado
Con una nota media de 4,8 y 4,6 respectivamente, la señalización vertical (excluidas las señales de orientación) en las carreteras del Estado y en las Autonómicas y Forales se mantiene en los mismos valores que en la auditoría realizada en 2015. Aunque no empeora, tampoco aprueba.

Es necesario renovar 100.000 señales de código en la Red del Estado (70.000 señales superan los 7 años, período de garantía de los fabricantes a las láminas retrorreflectantes). Así, si bien durante el día la señal es adecuada, por la noche su visibilidad no está garantizada, al haber caducado el material retrorreflectante. En la Red Autonómica, por su parte, hay que cambiar 270.000 señales, con una inversión de 57 millones de euros (33 millones para las vías del Estado). Son 180.000 las señales autonómicas cuyo material retrorreflectante ha superado la fecha de uso recomendada por el fabricante.

Repintar 30.000 kilómetros de marcas viales
Las marcas viales son el único elemento analizado que mejorara sus puntuaciones en la inspección realizada en 2017. Partían de un aprobado holgado y han revalidado sus calificaciones con un 5,9 de nota media, cuatro décimas más que en 2015. La Red del Estado está calificada con un 6,7, las vías regionales, con un 5,7.

Pese a ello, el informe de la AEC concluye que deberían repintarse las marcas viales de 30.000 kilómetros de carreteras en España, 3.000 kilómetros en la red del Estado, y 27.000 en las vías autonómicas y de las Diputaciones Forales. El coste total de esta actuación asciende a 56 millones de euros (6 y 50 millones, respectivamente).

Las barreras metálicas, suspensas
Las barreras metálicas -la AEC sólo estudia la barrera instalada y no la necesidad de su instalación-, vuelven a suspender, las carreteras Estatales con un 4,3, y las Autonómicas y Forales, 4,1.
Contribuirían a mejorar este elemento 334 millones de euros de inversión (31% más que en 2015). 112 millones para las barreras de la Red del Estado, y 222 millones para las instaladas en la Red de las Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales.

Balizamiento
Tradicionalmente el balizamiento presentaba un estado más saludable en ambas redes. Pese a ello, en 2017 hitos de arista, captafaros, paneles direccionales y balizas descienden sus buenas calificaciones, con una pérdida de casi un punto en la Red del Estado, cuya nota pasa del 7,7 al 6,8. En las carreteras autonómicas los elementos de balizamiento, mantienen valores similares a 2015 (bajan del 6,8, al 6,7).

Iluminación
El 90% de las luminarias en funcionamiento no iluminan adecuadamente, y el 53% generan claroscuros. El estudio, realizado en colaboración con la Asociación Nacional de Fabricantes de Iluminación (ANFALUM), audita los parámetros medios de iluminancia (cantidad de luz que llega al pavimento) y uniformidad (homogeneidad de la luz). Así, el 90% de las luminarias, en el primer caso, y el 53% en el segundo, registran rangos no adecuados.

Del 90% de las luminarias que registran rangos inadecuados de iluminancia, el 18% lo son por exceso (afectando a la eficiencia energética) y el 72% por defecto (repercutiendo en la seguridad del tráfico). Se generan zonas de oscuridad entre áreas iluminadas (claroscuros) en el 53% las luminarias en funcionamiento. Los valores han empeorado a partir de 2011.

Más información