Ford S-MAX

32019

MONOVOLUMEN DE DINÁMICO DISEÑO Y ACENTUADA INSPIRACIÓN DEPORTIVA, CON UNA GRAN PRESENCIA POR FUERA Y CARGADO DE TECNOLOGÍA Y ESPACIO PARA TODO POR DENTRO.
Por Guillermo Vilar González

GuilleAl igual que en los últimos modelos de Ford, destaca su agresivo frontal, con unos aerodinámicos faros y una enorme entrada de aire, que da paso a una silueta con una acentuada caída del techo hacia el portón trasero.

Este sugerente aire deportivo disfraza, en cierto modo, el gran tamaño del vehículo: 4796 mm de longitud total, 1916 mm de anchura y 1655 mm de altura. Considerables dimensiones que pueden llevarnos a error, haciéndonos pensar que será un vehículo lento y perezoso. Nada más lejos de la realidad, pues su eficacia y agilidad lo ponen a la altura de cualquier berlina; es más, sentado en su interior parece que estemos conduciendo un Mondeo.

Habitabilidad
Habitabilidad

No en vano la carrocería del S-Max, que puede albergar hasta 7 pasajeros, comparte plataforma con el mencionado Ford Mondeo de cuarta generación y con el monovolumen Galaxy de tercera generación, resultando en el S-Max un conjunto de marcado carácter deportivo, con una gran practicidad y polivalencia.

El cuadro de instrumentos en el acabado Titanium es una pantalla a color de 10”. En la parte izquierda del mismo se pueden apreciar datos del ordenador de a bordo, ajustes del vehículo (dureza del tren de rodaje, sonido, luces…) y la configuración de los elementos de asistencia al conductor (sistema de mantenimiento de carril, señales de tráfico, asistente de precolisión, limitador de velocidad…). Se accede a estos controles desde los botones situados en la parte izquierda del volante.

Tablero de a bordo
Tablero de a bordo

Con el resto de botones, dispuestos en la parte derecha del volante, seleccionaremos el tipo de información que queremos que aparezca en la parte central de la pantalla del cuadro de instrumentos: entretenimiento-audio, teléfono o navegación, apareciendo el próximo giro a realizar.

Sistema de entretenimiento, telefonía y navegación
Sistema de entretenimiento, telefonía y navegación

En la parte derecha del cuadro de instrumentos, en el interior del velocímetro, podremos ver la información de señales de tráfico y si está activo el control de velocidad, activándose también con los botones de la derecha del volante.

El acceso a estos menús puede resultar un tanto enredoso, si bien es verdad que en poco tiempo nos acostumbramos a ello.

El mismo acabado Titanium cuenta con una pantalla táctil de 8” integrada en la parte superior de la pulcra consola central, pues apenas cuenta con botones que recarguen la zona. Desde esta pantalla táctil se maneja de forma instintiva el sistema de climatización, el teléfono, el sistema de entretenimiento y el sistema de navegación, utilizando también tecnología de activación por voz (sistema Ford SYNC 2).

Asientos traseros, individuales
Asientos traseros, individuales

La comodidad en los desplazamientos es una parte importante en el desarrollo del S-Max, y para alcanzarla una de las cualidades sustanciales es el espacio interior; así, tres personas de complexión normal viajarán holgadamente en los tres asientos individuales de la segunda fila y dos más lo podrán hacer en los asientos de la tercera fila; eso sí, en este caso la altura para las piernas es inferior, por lo que serán más incómodas para trayectos largos. Además de ser individuales, estos asientos de la segunda y tercera fila son plegables, permitiendo así múltiples configuraciones y dotando al vehículo de gran polivalencia.

El maletero, en la configuración de 5 plazas, es enorme, siendo su capacidad de 700 litros cargado hasta la bandeja. Esta capacidad se ve penalizada cuando se despliegan los asientos de la tercera fila, reduciendo su tamaño a 285 litros.

Para hacernos una idea: la longitud de carga en suelo hasta la segunda fila de asientos es de 1187 mm; la anchura de carga entre los arcos de rueda 1044 mm y, la altura de la boca de carga en la línea central, 865 mm.

Equipamiento
Pero no es sólo apariencia exterior y espacio interior; el nuevo Ford S-Max es también tecnología puntera en equipamiento, que la marca ofrece en dos versiones de acabado muy completas:

Versión Trend. Asociada a las motorizaciones 1.5 EcoBoost 160 CV y 2.0 TDCI, de 120 y 150 CV. Incorpora luces de conducción diurna, faros delanteros antiniebla, climatizador bizona y aire acondicionado en la parte trasera del habitáculo, botón de arranque Ford Power, control de velocidad con limitador y asistente de velocidad inteligente, reconocimiento de señales de tráfico, freno de mano eléctrico, indicador de cambio de marcha, asistente de arranque en pendiente y sistema Ford SYNC 1, pantalla multifunción 4,2” y puerto USB como equipamiento más destacado.

Llantas de 17 pulgadas
Llantas de 17 pulgadas

Versión Titanium. Asociada a todos los motores, salvo el 2.0 TDCI de 120 CV, de forma adicional al equipamiento incluido en el acabado Trend, esta terminación incluye: llantas de aleación de 17”, luces de conducción diurna LED, sensores de aparcamiento delantero y trasero, sensor de luz y lluvia automático, control automático de luces cortas y largas, retrovisores exteriores plegables eléctricamente y con memoria, pantalla del cuadro de instrumentos TFT en color de 10,1”, asiento del conductor con ajuste eléctrico en 10 direcciones y con memoria, asientos delanteros calefactables, aviso de cambio de carril y sistema de alerta al conductor , sistema de navegación con pantalla táctil de 8” y SYNC 2, que en combinación con un teléfono móvil conectado y, en caso de ser necesario, podrá realizar una llamada de emergencia, proporcionando información sobre la localización del vehículo a los servicios de emergencias.

El nuevo Ford S-Max no es sólo apariencia exterior y espacio interior; también es tecnología puntera en equipamiento.

Ya en el apartado opcional, en los acabados Trend y Titanium, el Ford S-Max está disponible con faros LED dinámicos anti-deslumbramiento, que permiten conducir con las luces de carretera encendidas, ajustando el haz de luz apropiado y detectando las diferentes condiciones de la carretera para una mejor iluminación. El mismo faro incorpora las luces de conducción diurna, que cuentan con tres tiras LED, y que también funcionan como intermitentes.

El sistema de asistencia activa en el estacionamiento (POA) utiliza una combinación de distintas tecnologías, que ayuda tanto a aparcar como a salir de espacios en paralelo; el sistema de aparcamiento en perpendicular (PPA) orienta en la maniobra de estacionamiento cuando detecta que hay espacio suficiente para el coche, y la asistencia de aparcamiento lateral (SPA) avisa si hubiera algún obstáculo en los lados.

Sistema de asistencia activa para el aparcamiento
Sistema de asistencia activa para el aparcamiento

Disponibles para el conductor y acompañante, los nuevos asientos Multi-Contorno con función de masaje proporcionan a la vez una mayor sujeción.
Elementos como el techo solar panorámico, el portón trasero con manos libres, el sistema de apertura y arranque sin llave o el control de velocidad adaptativo también forman parte del catálogo tecnológico que incorpora este modelo.

Motorización
Eficientes y potentes, las dos opciones de motores EcoBoost de gasolina utilizan una combinación de inyección directa y sobrealimentación para alcanzar elevados niveles de prestaciones: con 160 CV de potencia, el motor de gasolina 1.5 l EcoBoost reduce las emisiones y el consumo de combustible a 6,5 litros/100 km en ciclo combinado, según datos ofrecidos por la marca.

Además de un contorno proporcionado y elegante, el interior respira un ambiente que destila calidad tanto por su fabricación como por la selección de los materiales.

La opción más poderosa del S-Max la encontramos con el motor de gasolina EcoBoost 2.0 litros y unos sorprendentes 240 CV.

Dentro de la gama de opciones diésel, un avanzado motor 2.0 TDCI permite elegir la alternativa que más nos convenga: 120 CV, 150 CV ó 180 CV. A este bloque se une el nuevo Duratorq TDCi con 210 CV y tecnología bi-turbo incorporando, todos ellos, avanzadas técnicas para mejorar la potencia y reducir el consumo de combustible y las emisiones.

Equipado de serie, el S-Max con el sistema automático de arranque y parada del motor, puede reducir el consumo de combustible hasta en un 10 % en ciclo urbano.

Para obtener una potencia y eficiencia máximas, y dependiendo de los distintos motores, en el nuevo S-MAX se puede elegir entre tres transmisiones: transmisión manual de 6 velocidades (para todos los modelos, salvo diésel 210 CV y gasolina 240 CV); una caja de cambios automática de 6 velocidades, que ofrece cambios sedosos y concisos, exclusiva del motor de gasolina de 240 CV; y la transmisión PowerShift de doble embrague de Ford, con un suave y dinámico cambio de marchas, que hace la conducción más fácil, ahorrando combustible y reduciendo las emisiones de CO2 (para modelos diésel de 150, 180 y 210 CV).

Las dos transmisiones automáticas están disponibles con controles de cambio mediante levas en el volante.

Aunque prácticamente el total de las unidades vendidas serán con tracción delantera, el modelo cuenta también, por primera vez, con versiones de tracción a las 4 ruedas que acompañarán a los motores diésel de 150 y 180 CV.

Independientemente de las condiciones de la carretera, el sistema de tracción total inteligente ‘Intelligent AWD-System’, con distribución de par variable, aplica automáticamente la potencia necesaria a cada rueda de forma individual para un mayor control. De serie, estas versiones AWD cuentan con una pantalla específica en el cuadro de instrumentos que muestra la distribución de la fuerza en cada una de las ruedas.

La suspensión delantera independiente tipo McPherson con barra estabilizadora, en combinación con el sistema link integral independiente con barra estabilizadora trasera, garantiza una elevada calidad de conducción y confort de los pasajeros. Así, en carreteras sinuosas tenemos un vehículo dinámico que, ya en autopistas, sobresale por su comodidad. La suspensión trasera podrá, opcionalmente, disponer de autonivelado.

Flexibilidad interior
Flexibilidad interior

Además de un habitáculo de seguridad de acero ultrarreforzado, en el Sistema de Protección Inteligente (IPS) del Ford S-Max no faltan el control electrónico de estabilidad (ESP), airbags frontales y laterales de conductor y acompañante, airbag de rodilla de conductor y airbags de cortina para asientos delanteros y traseros.

Otros elementos destacables que encontramos de serie son el control de curva, control de estabilidad antivuelco (RSC) y el sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

La unidad de S-Max cedida por FORD España para realizar la prueba cuenta con motor 2.0 TDCI 180 CV, transmisión Powershift y acabado Titanium.

Para Saber Más…

Ford

CESVITECA,biblioteca on line de CESVIMAP www.cesvimap.es

@revistacesvimap