La frenada automática de emergencia y los sistemas de asistencia de carril, los más populares

7219
  •  España: Uno de cada diez turismos de nueva matriculación en 2014 estaba equipado con sistemas de asistencia de carril y sistemas de frenada automática de emergencia
  •  Los sistemas de asistencia al aparcamiento son los más comunes en Europa
  •  El detector de fatiga presente en el 12 por ciento de los automóviles de nueva matriculación en nuestro país
  •  Las ventas de equipos de radar y sensores de vídeo de Bosch, una vez más, se duplicaron en 2015

Los sistemas de asistencia al conductor tienen una trascendencia creciente en seguridad. En particular, los de asistencia de carril y frenada automática de emergencia. Uno de cada diez turismos matriculados en España equipó en 2014 este tipo de sistemas de asistencia (fuente Bosch). En España, según un estudio conjunto de Bosch y RACC, la frenada automática de emergencia, en sus distintas versiones, podría evitar uno de cada cinco accidentes de tráfico y salvar hasta 272 vidas; mientras que los sistemas de asistencia de carril evitarían hasta un 28% de los accidentes con lesiones causados por conductores que se salen accidentalmente de su carril.

a

Nueva evaluación Euro NCAP
El grado adicional de seguridad que proporcionan los sistemas de asistencia al conductor es una de las claves para su creciente popularidad. Los sistemas de frenada automática de emergencia también se benefician del nuevo sistema de evaluación de Euro NCAP. A partir de 2016, para alcanzar la máxima calificación de cinco estrellas, los fabricantes deberán incluir en sus nuevos vehículos una función predictiva de protección de peatones. Fomentado por una disminución de los costes, cada vez más turismos equipan sensores que vigilan su entorno.

Por ejemplo, el sensor de radar de medio alcance (MRR), se puede encontrar ya en los segmentos utilitario y compacto. Además de la frenada automática de emergencia, también facilita el control de crucero adaptativo (ACC) que mantiene automáticamente tanto la velocidad elegida por el conductor como la distancia de seguridad respecto del vehículo que circula por delante. Combinado con un sistema de advertencia de colisión por alcance, el ACC podría reducir en un 67 % los frenazos que se producen en las autopistas. También, hasta en un 73 % accidentes producidos por vehículos que circulan muy próximos entre sí. La cuota de instalación del ACC en 2014 de momento sólo es del 1 % de los coches nuevos matriculados en España.

12 % de nuevos turismos detecta el cansancio del conductor
El 12 % de vehículos de nueva matriculación en 2014 equipan detector de fatiga. Se basa en analizar constantemente el comportamiento del conductor sobre la dirección, en busca de signos de somnolencia: maniobras bruscas y si se combina con otros parámetros, como tiempo transcurrido al volante y la hora del día, identifica la aparición de indicios de somnolencia en el conductor. Antes de que éste empiece a dar cabezadas al volante, el detector de fatiga advierte al conductor para que se detenga y descanse.
El 3% de todos los coches matriculados en 2014 pueden reconocer, con una cámara de vídeo, ciertas señales de tráfico situadas en los laterales de la carretera. La información que se muestra en la pantalla del salpicadero, mediante un símbolo, ayuda a los conductores a circular con más seguridad.

Diferentes países, preferencias similares en sistemas de asistencia al conductor
Los sistemas de frenada automática de emergencia son más habituales en Bélgica. Uno de cada cuatro turismos de nueva matriculación ayuda a los conductores de este país a frenar cuando se enfrentan a un obstáculo (frente a uno de cada cinco en Alemania, por ejemplo). En los Países Bajos, un 17 % de los coches nuevos proporcionan este tipo de asistencia, 11% en España y 5 % en Reino Unido. En sistemas de asistencia de carril, el 21 % de nuevos coches matriculados en Alemania estaban equipados en 2014, 14 % en Bélgica, 11 % en los Países Bajos, 9 % en España y 6 % en Reino Unido.

c

Compartir