La rentabilidad de los concesionarios sube al 48% gracias a la posventa

7336

Las políticas de fidelización aumentan la actividad de los talleres oficiales

La aportación de la posventa (taller y recambio) al resultado del concesionario subió dos puntos porcentuales hasta abril de 2018, situándose en el 48%. Recupera así los niveles de 2016, tras casi dos años de tendencia a la baja.

Esto refleja el Informe Rentabilidad de las Redes de Distribución elaborado por Snap On Business Solutions para Ganvam. Ganvam atribuye esta mejora de resultados a los programas de captación y fidelización de clientes puestos en marcha por los talleres oficiales para concienciar en seguridad y animar a los conductores a llevar a cabo un mantenimiento responsable. Compiten en el mercado con los talleres multimarca en un contexto de envejecimiento del parque que a partir del quinto año dibuja una curva ascendente a favor de estos últimos.

Estas políticas, que meses atrás supusieron más gasto y menos márgenes para las redes oficiales de distribución, están dando sus frutos. Permiten aumentar la actividad de la posventa, sobre todo, en el área de recambio cuya aportación al resultado de la concesión subió tres puntos, hasta alcanzar el 36%.

A pesar de esta subida, las cuentas de resultados de los concesionarios cerraron el primer trimestre con un ligero descenso, teniendo en cuenta que su rentabilidad global se sitúo en el 1,02%, frente al 1,22% del año anterior.

En este arranque del año, el lastre vino del área de ventas, que aportó el 52% de la rentabilidad al concesionario, es decir, dos puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2017. La razón es la caída de los márgenes debido al mayor esfuerzo promocional aplicado por los concesionarios para llegar a objetivos. De hecho, llegaron a descontar hasta 4.300 euros de media por coche en el primer trimestre, casi un 2% más que un año antes.

Con respecto a la aportación a la facturación del concesionario, la venta dejó el 84% de los ingresos del concesionario, con un precio medio de los automóviles vendidos en el primer trimestre por encima de los 26.000 euros.