Los coches autónomos requerirán mantenimiento y actualización de software constante

12119

Luis Ignacio Hojas, secretario del Departamento de Ingeniería Civil: Hidráulica y Ordenación del Territorio y líder del proyecto “Experiencia 1.000.000 Km” en Vehículos Automatizados, ha impartido una charla sobre coches autónomos en la final nacional del Best of Belron de Barcelona.

El profesor Hojas ha dibujado el presente y futuro del coche autónomo. Las tres claves de esta tecnología se basan en que “Ya la tenemos aquí. El coche autónomo de Google recorrió 1,5 millones de kilómetros en 2016 y redujo su ratio de desvinculaciones –veces en las que el conductor tiene que tomar el mando del vehículo– a 0,12 veces cada 1.000 kilómetros, es decir, una vez cada 8.000 kilómetros. En segundo lugar, requerirá de un mantenimiento y actualización de software constantes. Y en tercer lugar, va a revolucionar la movilidad. Los cambios van a ser muy rápidos, porque los usuarios vamos a exigir coches con niveles altos de automatización. Los de nivel 5 serán muy caros, por lo que serán de flota y los usaremos de forma compartida 24 horas al día y 365 días al año”.

Mantenimiento, clave en los vehículos autónomos

El mantenimiento preventivo de los coches autónomos será vital para la correcta implantación de esta tecnología para Luis Ignacio Hojas: “El vehículo tendrá que cumplir escrupulosamente todos sus ciclos de mantenimiento, porque si no, no estará cubierto. En los niveles 3, 4 y 5 de autonomía, la responsabilidad en caso de accidente ya no es del conductor; por este motivo es vital que el vehículo tenga un correcto mantenimiento, porque los seguros no van a aceptar cubrir un siniestro si el vehículo no está en las condiciones óptimas que detalla su fabricante”. Para el profesor Hojas, “los procesos de mantenimiento se van a informatizar todavía más, y habrá un control, recogida y gestión de los datos producidos por el coche.” 

 

Más eficiencia y seguridad, pero no siniestralidad cero

La conducción autónoma traerá muchas ventajas a la sociedad, pero con ella no alcanzaremos el objetivo ideal de las cero muertes en accidentes de tráfico. “Cuando los coches estén conectados y sean autónomos, habrá menos atascos. Y los coches se conducirán de un modo más eficiente, por lo que ganaremos en eficiencia y economía. También, en seguridad, pero se equivocan los que piensan que llegaremos a una siniestralidad cero. Los ascensores de hoy en día, aparatos bien conocidos y seguros, siguen teniendo siniestralidad. Las cifras de accidentes y las víctimas van a disminuir de forma drástica, por lo menos en un 90%, porque prácticamente se eliminará el error humano”, asegura Hojas. “Y también surgirán nuevos problemas, como coches mal utilizados, hackers o errores de funcionamiento de las máquinas”. 

Luis Ignacio Hojas es profesor de la Escuela de Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica de Madrid desde 1987, su actividad docente se ha desarrollado en el área de Sostenibilidad y Evaluación Ambiental. Es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid.

El proyecto “Experiencia 1.000.000 Km” en Vehículos Automatizados estudia la integración de los nuevos sistemas de conducción automatizada en la sociedad y analiza los factores de eficiencia y seguridad vial.