Los coches mileuristas se llevan sólo una de cada tres reparaciones a pesar de que son ya la mitad del parque

1419

Hace diez años, en pleno boom económico, las matriculaciones superaban las 1,5 millones de unidades al año. Una década más tarde, y con una crisis económica de por medio, estos coches empiezan a cumplir los diez años de edad. Son los llamados vehículos mileuristas, que suponen ya el 53% del parque. Sin embargo, a pesar de ser mayoría sólo son responsables de un 34% de las reparaciones en España, tal como desvela el informe “Fotografía en 3D de la posventa” presentado por Audatex, compañía experta en el desarrollo de soluciones digitales para el sector posventa, con motivo del XXV Congreso de Faconauto que se celebra hoy y mañana en Sevilla.

El desequilibrio del parque es tal que los coches de hasta cinco años, que son solo el 17% de los que circulan por las carreteras españolas, son responsables del 29% de las reparaciones. Entre medias, los de seis a diez años, un segmento del parque decreciente que alimentará en los próximos años al grupo de coches mileuristas, y que copan en la actualidad el 37% de las operaciones.

Cuadro1
Reparaciones de vehículos por grupos de edad (Fuente: Audatex España)

 

Un parque bipolar para el taller

La tendencia del parque hacia la bipolaridad también se constata en la evolución de las entradas de vehículos al taller según edad. En 2009, con un parque todavía libre de arrugas, dos de cada tres entradas para operaciones de mecánica eran de coches de hasta cinco años, cifra que descendió desde entonces paulatinamente hasta el 45% actual. Lo mismo sucedió con las operaciones de carrocería, que pasaron del 66% al 49%.

Por el contrario, e impulsado por el envejecimiento del parque, en 2009 sólo el 8% de las entradas al taller de mecánica eran de coches de más diez años, pero en la actualidad son ya el 19%. Asimismo, las entradas por operaciones de carrocería crecieron del 6% al 20%.

Contra las arrugas, la economía

En este contexto de envejecimiento del parque, donde los coches más rentables son los menos, y los poco rentables los más; las mejoras económicas son las que permitieron al mercado de la posventa situarse a las puertas de la recuperación. Tal es así que en 2015 las reparaciones cayeron un 1%, cuando un año antes el descenso rondaba el 7% y en 2013 se tocó fondo con un desplome del 7,8%.

De cara a los próximos años, las reparaciones volverán a recuperar su curva ascendente y será este año cuando precisamente cierren en positivo, aunque el incremento previsto será de apenas un 0,1%. A partir de 2017, el crecimiento se acelerará y superará el 1%, coincidiendo con la entrada de mayor número de coches nuevos al parque.

Este cambio de tendencia se debe en buena parte a la mejora de la economía, que provocó que en 2015 se superara el millón de matriculaciones, algo que no se veía desde hace seis años. Un lifting del parque que permite estimar un crecimiento de las reparaciones del 2,9% para 2020.

Además de las mejoras económicas, también se ha producido una mejora de renta en los bolsillos de los españoles gracias a coyunturas favorables como la caída del precio del combustible, que solo en 2015 descendió en doble dígito tanto la gasolina como el diésel. Esto permite a los conductores hacer más kilómetros por menos dinero, lo que explica que el consumo de carburante creciera el año pasado un 3,1%; y la ecuación es sencilla, a mayor kilometraje más probabilidades de tener que pasar por el taller en forma de mantenimientos preventivos, cambio de neumáticos, etc.

Cuadro2
Evolución del consumo de combustible (Fuente: Audatex España)

Según el responsable del Mercado Posventa de Audatex, José Luis Gata, “hace diez años estábamos de enhorabuena porque las matriculaciones en España alcanzaban cifras récord, pero con la crisis y el frenazo de las ventas, estos coches, que son muchos, muchísimos, se han convertido en un lastre para los talleres. De repente, se han hecho mayores, son mayoría y no son rentables. De este modo, aunque la situación económica mejore, nos encontramos ahora con la resaca de la fiesta que celebrábamos hace diez años, algo que debe tener en cuenta el taller tratando de ser más eficiente y rentable con la digitalización de sus procesos”.