Nuevos sistemas de ayuda a la conducción en los SsangYong XLV y Tivoli

5819

AMBOS MODELOS OBTIENEN LA MÁXIMA PUNTUACIÓN EN LAS PRUEBAS QUE REALIZAMOS EN CESVIMAP PARA LOS NUEVOS SISTEMAS DE AYUDA A LA CONDUCCIÓN.

Por Sandra Pérez Barrientos

De nuevo probamos los modelos XLV y Tivoli de la marca coreana SsanYong, pero esta vez equipados con el recientemente incorporado paquete de seguridad SsangYong SASS. Combinando diferentes sistemas de ayuda a la conducción, también conocidos como ADAS, SsangYong pone a disposición de sus clientes un completo y avanzado equipamiento de seguridad.

Ambos vehículos incorporan una cámara en la parte central superior de la luna parabrisas por delante del retrovisor, que se encarga de “observar” el entorno e interactuar con el conductor, llegando incluso a tomar el control del vehículo en caso necesario para la seguridad.

Cámara en la parte central superior de la luna parabrisas en el SsangYong Tivoli

Esta cámara envía las imágenes a una unidad de control, que las analiza para así poder actuar, en caso necesario, sobre el motor, el ABS y el control de tracción y estabilidad del vehículo, ayudando a disminuir las posibilidades de sufrir un accidente o a reducir los daños.

Incorporado de serie en la versión más equipada (Limited, tanto en el modelo XLV como en el Tivoli), el pack de Seguridad Activa SsangYong SASS está compuesto por:

Sistema de advertencia de riesgo de colisión frontal (FCW). En caso de existir riesgo de colisión contra un vehículo o peatón, el sistema avisa al conductor a través de una alerta sonora. Esta función mide la velocidad y la trayectoria propia y la distancia al vehículo que circula delante y su velocidad. Funciona entre 8 y 180 km/h en lo referente a vehículos, y entre 8 y 70 km/h para detectar peatones.

Sistema de frenado de emergencia autónomo (AEBS). Detecta el riesgo de colisión, tanto con otro vehículo como con un peatón, y avisa al conductor mediante señales acústicas y visuales. A velocidades propias de circulación en casco urbano, cuando el sistema detecta que el riesgo de colisión es inminente, puede llegar a detener el vehículo por completo, evitando que el impacto se produzca o minimizando los posibles daños causados por el mismo.

Sistema de advertencia de salida de carril (LDWS). Cuando el vehículo abandona el carril por el que circula, sin que hayan sido activados los intermitentes, el conductor recibirá una alerta sonora que evitará o reducirá la posibilidad de salir de nuestro carril por despiste. Este sistema está activo entre 60 y 175 km/h. 

Sistema de permanencia en el carril (LKAS). Además de avisar al conductor del abandono de carril, si no se ha indicado la maniobra mediante los intermitentes, también corrige la trayectoria del vehículo devolviéndolo al carril por el que circula (si después de tres avisos no se toma el control del vehículo, el sistema se desactiva). El sistema funciona entre 60 y 175 km/h. 

Sistema de permanencia de carril activado

Asistencia del haz de luz (HBAS). La asistencia de luz de carretera controla automáticamente la posición larga o corta del haz de luz de los faros delanteros, permitiendo al conductor una mayor visibilidad, además de evitar deslumbrar a los demás vehículos. Funciona desde 35 km/h.

Asistente de luz de carretera

Sistema de reconocimiento de señales de tráfico (TSR). Durante 5 segundos en el cuadro de mandos, el sistema  reproduce las señales de tráfico relativas al límite de velocidad, adelantamiento y fin de limitación de los mismos, evitando o reduciendo así la posibilidad de exceder la velocidad legal permitida o adelantar en zona prohibida. Funciona desde 10 hasta 130 km/h.

Visualización de señales de tráfico en el cuadro de instrumentos
Visualización de señales de tráfico en el cuadro de instrumentos

Estos sistemas de ayuda a la conducción actúan por sí solos, sin la ayuda del conductor, activándose al arrancar el vehículo, si bien los podremos desactivar manualmente a través de dos botones situados en la consola central -tras un nuevo arranque, se vuelven a activar-. En ambos modelos, el funcionamiento de estos sistemas es el mismo.

Botones Trip y Set para manejar el menú de asistentes
Botones Trip y Set para manejar el menú de asistentes
Botón para desactivar el cambio de carril
Botón para desactivar el cambio de carril

Estos sistemas pueden ayudar a evitar accidentes, pero también pueden ser una distracción a la hora de activarlos o modificarlos mientras se conduce. SsangYong, pensando en la seguridad de sus clientes, sólo permite activar, desactivar o modificar estas funciones cuando el vehículo está completamente detenido, a excepción del asistente de cambio de carril, que se puede activar o desactivar de forma cómoda y muy fácil pulsando un botón en la consola central.

Pese a que se echan de menos algunas funciones interesantes, como el asistente de ángulo muerto -muy útil para evitar posibles accidentes en el campo de visión de ángulo muerto del conductor-, o los sensores de aparcamiento, que evitan una excesiva aproximación a un obstáculo durante la maniobra de aparcamiento, la marca coreana puede presumir de un excelente funcionamiento de los sistemas de ayuda a la conducción de sus modelos XLV y Tivoli, pues así se ha confirmado en las pruebas realizadas por CESVIMAP para evaluarlos, obteniendo ambos modelos grandes resultados en todos los ensayos.

Un detalle que llama la atención también en los dos modelos es la indicación de la dirección de las ruedas en la pantalla del cuadro de, muy útil para no dejar las ruedas giradas al aparcar. Igualmente, en el cuadro de mandos, y a partir de 120 km/h, la luz que rodea los relojes de velocidad y de revoluciones parpadea para indicar que se excede la velocidad permitida.Equipados con las últimas tecnologías en seguridad y con precios competitivos, tanto el SsangYong XLV como el SsangYong Tivoli serán una buena elección.

Para saber más