Peritar a lo grande

25219

Valoración de daños en vehículos industriales

DEL MÁS PEQUEÑO AL MÁS GRANDE, LA CATEGORÍA DE VEHÍCULO INDUSTRIAL ENGLOBA A DERIVADOS  DE TURISMO, FURGONETAS, FURGONES, CHASIS-CABINA, CAMIONES LIGEROS, MEDIOS, PESADOS Y TRACTOCAMIONES. TAMBIÉN, LOS CONJUNTOS FORMADOS POR AUTOMÓVIL Y VEHÍCULO: SEMIRREMOLQUES O REMOLQUES (CAMIONES ARTICULADOS Y TRENES DE CARRETERA), VEHÍCULOS CON DEDICACIONES ESPECÍFICAS O EXCLUSIVAS, COMO HORMIGONERAS, CISTERNAS, PORTACOCHES, PORTACONTENEDORES, RECOLECTORES, BOMBEROS, Y LOS DISEÑADOS PARA EL TRANSPORTE COLECTIVO DE PASAJEROS: MICROBUSES, AUTOBUSES URBANOS, INTERURBANOS, ARTICULADOS Y AUTOCARES DE LARGO RECORRIDO. LA VALORACIÓN DE DAÑOS EN ESTA PLURALIDAD DE VEHÍCULOS PRECISA DE UN MÉTODO Y UNOS CONOCIMIENTOS ESPECÍFICOS POR PARTE DEL PERITO.

La peritación de los vehículos industriales debe ser realizada por profesionales del mundo del automóvil. Aunque el proceso de reparación puede variar según criterios, en cualquier caso ha de ser técnicamente correcto, con el fin de asegurar que el vehículo conservará todas sus características originales de seguridad y prestaciones.

La preparación que se le exige al perito tasador es múltiple, a lo que hay que sumar su capacidad comunicativa y el conocimiento profundo del terreno que pisa; características todas imprescindibles en el trato diario con talleres, recambistas, carroceros y asegurados.

Proceso de valoración

El proceso de valoración de daños de un vehículo industrial puede describirse en cinco pasos:

  1. Recopilación de datos administrativos.
  2. Identificación del vehículo.
  3. Trabajo con la documentación técnica de apoyo.
  4. Identificación de daños.
  5. Resumen de la peritación.

Explicamos a continuación, cada uno de los pasos: 

Recopilación de datos administrativos

Son datos proporcionados por la compañía de seguros: matrícula, marca, modelo, número de bastidor, fecha del siniestro, número de expediente de la compañía, clase de siniestro (RC, responsabilidad civil; DP, daños propios; RD, reclamación de daños, etc.), tipo de peritación (con compromiso, sin compromiso, con franquicia). También, todos aquellos aspectos que el perito verifique posteriormente en el taller. 

Identificación del vehículo

El profesional de la peritación debe comprobar en el taller que los datos administrativos se corresponden con el vehículo a valorar. Si dispone de información adicional, como número de producto, placa de cabina, placa de carrocero, código de color… formarán parte también del bloque de datos administrativos, ya que facilitarán la búsqueda de recambio entre las distintas variantes de ese mismo modelo. Tomará nota de la lectura del cuentakilómetros, así como del estado de conservación de los neumáticos, indicando el eje en el que se encuentran y su posición en ese eje.

También deberá quedar reflejado el tipo de carrozado, indicando si se trata de un tractocamión, un camión rígido, carrozados en remolques y semirremolques, como caja abierta, tauliner o bañera; o carrozados, como los de autobús urbano, minibús o autocar. 

Trabajos con la documentación técnica de apoyo

El perito debe familiarizarse con los despieces del vehículo y aquellos aspectos técnicos de su trabajo.

Lo recomendable es disponer de un despiece de recambios que ayude a identificar el elevado número de piezas interiores que pueden haber resultado dañadas, y que no son fácilmente reconocibles visualmente. De esta manera, se evitarán confusiones y duplicaciones al realizar la estimación. Este punto le acompañará a lo largo de todo el proceso.

No es muy frecuente encontrar herramientas informáticas de valoración de vehículos industriales, será necesario un minucioso trabajo de localización de piezas, referencias y precios, debiendo quedar registradas todas estas cuestiones en el informe. 

Identificación de daños

A la hora de confeccionar una peritación, se ha de tener un criterio de actuación lógico y ordenado, con el objeto de reflejar todas las operaciones necesarias para restituir el daño producido.

Se hará una inspección visual de los daños que se documentará gráficamente mediante el reportaje fotográfico correspondiente. Posteriormente, será de gran ayuda en la oficina para analizar la magnitud de los daños, las piezas afectadas y su búsqueda en manuales de despieces y tarifarios.

Se describirá y valorará la magnitud de los daños y la actuación sobre ellos, reparación, sustitución (repuestos), tipo de pintura, tiempos y materiales (monocapa, bicapa, vinilos, aerografías…).

Se han de tener en cuenta los tiempos de las operaciones de desmontaje y montaje de elementos hasta llegar al elemento dañado. Habrá que contar también con las operaciones mecánicas y las verificaciones necesarias para todos aquellos elementos en los que no se aprecie daño visualmente, pero puedan ser susceptibles de haber sido afectados por el siniestro.

Las grandes dimensiones de muchos de estos vehículos y su compleja construcción y equipos requieren un orden de seguimiento para no dispersarnos y saltar de unos elementos a otros, dejando por el camino parte de los daños sin identificar. Para ello, establecemos la secuencia de inspección del vehículo mostrada en el gráfico.

Este orden queda completado con la inspección de daños en el interior de la cabina del camión o en el interior del vehículo de pasajeros, volviendo a establecer unan secuencia en la inspección de estas zonas: frontal, lateral, trasera, techo, piso, asientos, guarnecidos…

 

Resumen de la peritación

Punto reservado a la anotación de la parte económica de la peritación. Los apartados que se reflejan en él son:

Repuestos y materiales de pintura:

Se incluyen, además de las piezas de recambio necesarias, los materiales de pintura: bases de color, disolventes, catalizadores, vasos, filtros, papel y cinta de enmascarar, paños atrapapolvo, lijas, etc.

Otros: partidas de materiales que, por diferentes motivos, no hemos reflejado en el desarrollo de la peritación. A modo de ejemplo, el coste del material de los tratamientos anticorrosivos, ceras de cavidades, antigravillonadores, selladores, etc. Naturalmente, los tiempos de aplicación de estos materiales estarán incluidos en los tiempos de reparación y sustitución de cada pieza.

Total de mano de obra: refleja el montante económico derivado de la mano de obra correspondiente a la reparación del vehículo, sustitución de piezas, pintura… Se multiplicará por el precio de hora fijado por el taller; y el total de las horas peritadas extractadas de las partidas, indicadas en el punto Resumen de mano de obra.

Trabajos externos: recoge aquellas actividades que se realizan fuera del taller, bien porque no se dispone de personal cualificado para ello o de los equipos necesarios, o bien porque no tiene la sección de reparación correspondiente. Como ejemplos, la reparación de radiadores, la carga de aire acondicionado, la comprobación de ejes, etc.

Subtotal e IVA: resultado de la suma e IVA.

Total: suma de las cinco partidas anteriores.

Hasta aquí quedaría recogido el coste total de la reparación; es decir, lo que factura el taller. Pero existen gastos añadidos, independientes a la reparación del vehículo, cuyo conocimiento es imprescindible para la compañía de seguros para analizar la viabilidad económica de la reparación.

Los apartados a tener en cuenta serán: servicio de grúa, valor venal, deducción de restos, deducción de franquicia y total a indemnizar.

Estas pinceladas informativas sobre el mundo de la valoración del vehículo industrial dan idea de la complejidad de manejarse en la valoración de daños de esta categoría, si no se cuenta con una adecuada preparación técnica. CESVIMAP lleva décadas formando al sector de la reparación y la peritación de todo tipo de vehículos, incluidos los industriales