PPG Refinish® revoluciona los tiempos de repintado en el taller con su nuevo proceso rápido RCT

67319

PPG, proveedor líder de tecnologías de acabado para la industria del automóvil y los talleres de chapa y pintura, revoluciona, una vez más, el proceso de repintado con el lanzamiento de RCT (Rapid Cycle Time). Un innovador procedimiento de reparación concebido con el objetivo de mejorar la competitividad y rentabilidad del taller, gracias a una considerable reducción de tiempos de aplicación y secado. Un proceso que reduce tiempos de espera y cuellos de botella y favorece la optimización de recursos y el uso de cabina.

El nuevo proceso rápido RCT, patentado por PPG, pone el acento en el tiempo de ciclo; en la tecnología que favorece la mejor planificación de operaciones del taller.

El proceso RCT, en combinación con la exclusiva formulación de los nuevos aparejos y barnices de PPG, la flexibilidad de la base bicapa Envirobase High Performance, y su sistema de aplicación Express, favorece una reducción en los tiempos de espera por vehículo de hasta 3:30 horas, un mejor aprovechamiento de la cabina, con el paso de hasta 8 coches al día, y un consiguiente ahorro energético de más del 50% por reparación.

Reducir los tiempos de espera para agilizar la entrega

La filosofía de trabajo RCT de PPG optimiza el proceso de producción en su conjunto, haciendo que el tiempo medio de entrega del vehículo, para una reparación de 3 paneles con un daño medio/leve, pase de 8:30 horas a menos de 5:00 horas. El profesional se beneficia de tiempos de aplicación de aparejo, color y barniz reducidos, así como de mínimos o nulos intervalos de evaporación y secado.

El proceso RCT, gracias a la formulación de los productos PPG, reduce de 2 a 1 hora la fase de secado al aire a 20ºC del aparejo; el barniz se seca en apenas 5 minutos, a 60ºC, frente a los 15-30 minutos necesarios en el proceso convencional, y elimina la hora de espera necesaria anteriormente para el montaje de las piezas, que se pueden manipular de forma inmediata con total seguridad. Además, la fase de pulido se reduce a 1 hora, sin poner en riesgo la calidad del acabado. ¿Resultado? ¡Más de 3 horas de ahorro frente al proceso convencional!

Compartir