RENAULT MÉGANE 2016

23819

DINÁMICO, EQUILIBRADO Y LLAMATIVO, ESTE “SUPERVENTAS” DE RENAULT SIGUE LA ESTELA DE SUS ANTECESORES. CON CUATRO VERSIONES DE ACABADO Y MOTORES DESDE 90 CV HASTA 165 CV –EN DIÉSEL– Y DESDE 100 HASTA 205 CV –EN GASOLINA–, EXISTEN MUCHAS POSIBILIDADES DE ENCONTRAR NUESTRO MÉGANE PERFECTO.

Una carrocería más larga, ancha y baja, de innegable aspecto deportivo, batalla de 2.669 mm, 4.359 mm de longitud total, 1.814 mm de anchura y 1.447 mm de altura lo conforman como uno de los compactos más espaciosos. Sobre el fondo negro de la calandra, destaca el logo de Renault. Por tamaño, ésta une los faros delanteros, diseñados con una llamativa luz de día en forma de “C” y tecnología LED. Sobresalen sus provocativas luces traseras, también LED, que incluyen un vistoso efecto 3D.

Asientos envolventes que facilitan encontrar la postura de conducción, buena visibilidad en todas las direcciones –algo más reducida en la luneta trasera para conseguir su aspecto deportivo–, unos esmerados remates, en armonía con los materiales empleados, y la oportunidad de poder seleccionar diferentes ambientes luminosos en el habitáculo originan un clima de calidad y confort.

El cuadro de mandos, configurable en función del modo de conducción elegido, es (a partir del acabado Zen) una pantalla digital TFT de 7” flanqueado por la temperatura del motor, a la izquierda y el nivel del depósito de combustible, a la derecha. También, en función del acabado, en la consola central en los acabados más básicos hay una pantalla monocroma, táctil, de 7” a color, en los superiores, o vertical táctil de 8,7”, asociada al sistema R-Link 2, que opcionalmente también tendremos posibilidad de instalar en otros acabados. Desde esta pantalla se controlan diferentes funciones y configuraciones como el climatizador, el sistema de sonido, sistemas de ayuda a la conducción, aplicaciones, teléfono, navegación o el sistema Multi-Sense.

Dentro de su categoría es uno de los vehículos más espaciosos, 4 adultos en su interior disfrutarán de gran espacio para las piernas y hombros; con un maletero de 434 litros para albergar el equipaje normal de 4 personas.

Equipamiento

  • Life. Elevalunas eléctricos delanteros, climatización manual, retrovisores exteriores eléctricos, asiento del conductor regulable en altura, radio Bluetooth con pantalla 4,2”, conexión Jack y USB, regulador-limitador de velocidad, indicador de cambio de marcha, ayuda al arranque en cuesta, control de presión de neumáticos, luces de día delanteras con tecnología LED y luces de día traseras LED 3D.
  • Intens. Añade consola central con compartimento y reposabrazos, volante de cuero regulable en altura y profundidad, climatizador automático bizona, tarjeta manos libres, Welcome & Bye-Bye sequence, asiento del conductor con regulación lumbar, elevalunas eléctricos traseros, radio con pantalla táctil de 7”, faros antiniebla delanteros, encendido automático de luces, sensor de lluvia y ayuda al aparcamiento trasero.
  • Zen. Mejora a la versión Intens con llantas de aleación 16”, cuadro de instrumentos con pantalla TFT color de 7”, reposacabezas traseros, retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, iluminación interior LED personalizable, tapicería mixta terciopelo negro, cambio automático de las luces carretera/cruce, sistema multimedia-navegación R-LINK 2 con pantalla horizontal de 7”, freno de parking asistido, Renault Multi-Sense, alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales de tráfico y alerta por cambio involuntario de carril.
  • GT-Line. Volante de cuero específico GT-Line, llantas de aleación 17” específicas GT-Line, asientos deportivos específicos GT-Line, cristales traseros sobretintados, reposacabezas delanteros integrados específicos, retrovisor interior electrocromado, banqueta trasera con reposabrazos y huecos portavasos, asiento de pasajero con regulación en altura.
  • Bose. Volante de cuero Nappa, llantas de aleación 17”, asiento del conductor con regulación lumbar, eléctrico, masaje y función memoria, sistema R-Link 2 con pantalla vertical de 8,7”, radio con Sound Bose System y ayuda al aparcamiento delantero y trasero con cámara de visión trasera.
  • GT. Volante de cuero específico GT, faros delanteros Full LED PURE VISION, llantas de aleación 17” específicas GT, rejilla delantera nido de abeja GT, asientos deportivos específicos GT, pedales de aluminio, mando de activación modo de conducción sport RS Drive, sistema de frenos específicos GT, cambio de marchas mediante levas en el volante, suspensión con tecnología Renault Sport, chasis sport, aceleración multi-retrógrada MCD, sistema de salida en parado Launch Control y 4Control.

Como equipamiento opcional, en función de la versión, Renault ofrece asiento del conductor eléctrico con regulación lumbar y función masaje, techo panorámico eléctrico, R-LINK 2 con pantalla vertical de 8,7” (ampliable con sistema de radio con sonido Bose), faros Full LED, Head-up display retráctil o asientos delanteros calefactables.

Renault siempre se ha caracterizado por la utilización de propulsores con un rendimiento y un consumo que los sitúan entre los más destacados del mercado. Todos ellos de cuatro cilindros y alimentados por un turbo, en esta ocasión, el fabricante francés propone a sus clientes cuatro motores diésel y tres de gasolina, con tecnología Stop/Start, que copan las posibles necesidades de cualquier conductor; desde ahorradores motores diésel, hasta el enérgico motor de gasolina de 205 CV y caja de cambios automática EDC de 7V que aviva a las versiones más deportivas.

CESVIMAP

Cedido por Renault España, CESVIMAP ha probado la versión 1.2 TCe 130 CV con acabado ZEN. Con este motor el Renault Mégane tiene un funcionamiento suave y silencioso, con potencia para moverse con soltura, si bien es verdad que será así siempre que no vaya cargado hasta los topes o nos toque subir puertos de montaña; en esos casos se notará algo remolón y es que éste no es un motor hecho para correr.

Para quien necesite otro tipo de sensaciones con más chispa, mejor decantarse por el TCe 205 EDC, versión que proporciona aceleraciones más explosivas y diversión a raudales.

Todos los motores de gasolina del Renault Mégane están disponibles de serie con una precisa caja manual de 6V, salvo el motor TCe más potente, donde sus 205 CV son movidos por una eficaz transmisión automática (EDC) de doble embrague con 7 velocidades que combina la comodidad de las automáticas con la agilidad de las manuales, esta misma caja automática está disponible como opción en el modelo de 130 CV también de gasolina. Por su parte, en diésel, el motor de dCi 165 CV también monta de serie esta misma caja EDC, pero con 6 velocidades (de forma opcional este cambio EDC de 6 velocidades también está disponible en el modelo diésel de 110 CV).

La confortable suspensión con que cuenta el Renault Mégane de cuarta generación propicia agradables desplazamientos para conductor y ocupantes. Esta suspensión se torna algo más dura en el modelo con 205 CV y, aunque resta comodidad en marcha, proporciona un importante aumento de agilidad y aplomo a esta versión más deportiva.

Las reacciones de este modelo mejoran con el sistema 4Control. La tecnología 4Control con 4 ruedas directrices calcula el ángulo de las ruedas traseras más de 100 veces por segundo, concediendo al Mégane mayor estabilidad y agilidad en carretera y maniobrabilidad en ciudad. Por debajo de 80 km/h las ruedas traseras giran en sentido opuesto a las delanteras por encima de esta velocidad giran en el mismo sentido que las delanteras.

Seguridad

Procedentes de segmentos superiores, Renault ha incluido en el Mégane las últimas tecnologías en seguridad, garantizando así una mayor protección en los desplazamientos.

De serie cuenta con airbag de conductor, airbag de pasajero desconectable, airbags laterales delanteros, airbags de cortina, sistema ISOFIX en las plazas laterales traseras, control dinámico de trayectoria con ayuda al arranque en pendiente y ayuda a la frenada de emergencia (SAFE). Si le añadimos las ayudas a la conducción, el Renault Mégane se encuentra entre los mejores en seguridad, ya que elementos como la alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales de tráfico, el detector de ángulo muerto o el regulador de velocidad adaptativo no son habituales en este segmento, ni siquiera como opción.

Un coche muy equilibrado en la que la relación calidad/precio sigue siendo más que interesante.

Para saber más