SSANGYONG TIVOLI GLP

30319

SSANGYONG COMERCIALIZA UNA VERSIÓN DEL MODELO TIVOLI QUE SE CARACTERIZA POR INCORPORAR DOS SISTEMAS DE ALIMENTACIÓN O BICOMBUSTIBLE: GAS LICUADO DEL PETRÓLEO (GLP), QUE ES UNA MEZCLA DE PROPANO Y BUTANO, TAMBIÉN LLAMADO AUTOGAS, Y GASOLINA. EL EQUIPO DE GAS INSTALADO ES DE LA EMPRESA BRC GAS EQUIPMENT, Y LA ADAPTACIÓN HA SIDO REALIZADA POR EL ESPECIALISTA FERROSITE, CONCESIONARIO DE LA MARCA BRC, SITUADO EN RENEDO DE PIÉLAGOS (CANTABRIA).

CESVIMAP ha probado y analizado la versión del SsangYong Tivoli G16 4×2 con sistema GLP. Este vehículo ha sido concebido para que su motor arranque siempre con gasolina, hasta alcanzar la temperatura de funcionamiento del motor, que suele estar comprendida entre los 40 ó 50 grados (no se dispone del dato exacto). En ese momento pasa automáticamente a gas, salvo que hayamos seleccionado lo contrario con el conmutador o el depósito de gas no tenga combustible. Las prestaciones que se perciben no varían, ya que no cambia la potencia que entrega el motor, pero el impacto es menor sobre el medio ambiente, ya que se reducen considerablemente las emisiones contaminantes.

Hueco motor
Hueco motor
Testigos en el selector del combustible
Testigos en el selector del combustible

Si fuera necesario, el usuario puede seleccionar en cualquier momento la modalidad de funcionamiento con gasolina o con GLP, accionando un pulsador situado en la consola central (junto a la palanca de cambios). Un testigo en el propio botón de selección de combustible indica con qué combustible funciona el motor (testigo rojo del botón, gasolina; verde, gas).

La boca de llenado, válvula situada en el lateral del vehículo, es utilizada para el repostaje del depósito. El combustible se almacena en estado líquido en el depósito de GLP a una presión de unos 7 bares; de ahí es conducido, en fase líquida al reductor de presión, llamado evaporador-reductor, ubicado en el hueco motor y calefactado, para evitar la congelación por frío y asegurar la evaporación total del GLP. A la entrada del evaporador/reductor va instalada una electroválvula que permite abrir y cerrar automáticamente el paso del gas del depósito al motor. A la salida del evaporador/reductor hay un filtro de gas.

El evaporador-regulador dispone en su interior de una serie de cámaras en la cuales se realizan distintas funciones que permiten regular, vaporizar y dosificar el gas que es enviado a los inyectores, previo paso por un filtro a una presión de 0.95 bares en rampa (presión a la que trabajan, generalmente, los sistemas de gas; no se dispone del dato real del sistema de Ssangyong). Dichos inyectores están ubicados en la rampa de inyección, provista de un captador de presión y temperatura, alojada encima de los colectores de admisión, e introducen el gas en el motor a través de unas tuberías que se alojan en un casquillo instalado en el propio alojamiento del inyector de gasolina. Es una solución muy interesante, ya que no se realiza ningún orificio en el colector de admisión.

La unidad de control del sistema es independiente de la del sistema de gasolina, ubicada en el hueco motor, asumiendo la gestión del sistema de alimentación a gas.

Unidad de control del sistema de gas
Unidad de control del sistema de gas
Depósito de gas y multiválvula
Depósito de gas y multiválvula

El vehículo está equipado con un depósito de GLP de forma cilíndrica, situado en el hueco de la rueda de repuesto, e incorpora una válvula de sobrepresión por seguridad tarada a 27 bares. Debido a que el gas aumenta su volumen en función de la temperatura, el depósito se llena al 80% para que siempre exista un margen de seguridad por dilatación. En el centro de éste va montada una multiválvula que controla varias funciones como permitir la recarga del gas en el depósito, la limitación del llenado y la indicación de nivel.
Lo requisitos de seguridad que se exigen al depósito de GLP son muy elevados; deben aguantar el impacto de un vehículo en caso de accidente, por lo que está fabricado en acero de elevada resistencia.

Según SsangYong, con la alimentación de gasolina y gas la autonomía del Tivoli GLP supera los 1.200 kilómetros.

Al no contar con rueda de repuesto esta versión está equipada con un kit antipinchazos, por lo que conserva el mismo volumen de maletero que el resto de motorizaciones (diésel y gasolina).

Volumen del maletero
Volumen del maletero

La utilización del gas en turismos, ya sea en su variante de gas licuado de petróleo GLP (de uso más extendido), o de gas natural GNC, empieza a verse en nuestro país, mientras que en nuestro entorno inmediato –como Italia o Alemania– cuentan con un parque muy importante de este tipo de vehículos desde hace años. La principal razón de su éxito es que, por comparación con el resto de carburantes, cuesta casi la mitad; por tanto, la conducción de un vehículo con motor de gas constituye una alternativa seria en vista del continuo aumento de los precios de los combustibles tradicionales (gasolina y gasóleo). Ello sin contar con otras ventajas medioambientales y técnicas. A la vez, no debemos olvidar que el pasado Plan Movea 2016 contemplaba ayudas para los vehículos a gas (GLP o GNC): para los GLP bifuel eran de 1.100 euros (para vehículos de hasta 10.000 euros) y de 2500 euros para los de hasta 25.000 euros.

Para saber más