UNECE, hacia la conducción autónoma

3319

Actualiza la Convención de Naciones Unidas sobre Circulación Vial

El 23 de marzo de 2016 entran en vigor enmiendas a la Convención de Viena  sobre Circulación Vial de 1968. Representa un paso importante para la implantación de los vehículos autónomos. A partir de entonces, las tecnologías que permiten traspasar las funciones de conducción al vehículo estarán explícitamente permitidas, siempre que los dispositivos cumplan con los reglamentos sobre vehículos de la ONU o que puedan ser invalidados o desconectados por el conductor.

La conducción autónoma representa la próxima revolución en el campo de la movilidad. Teniendo en cuenta que los errores humanos son los principales causantes de los accidentes de tráfico, se espera la conducción autónoma gestionada por ordenador haga el transporte por carretera más seguro. Además, los vehículos autónomos son potencialmente más respetuosos con el medio ambiente, más eficaces y más accesibles.

Asimismo, se aproxima otro avance en la reglamentación con la introducción de  sistemas de dirección automatizada en los reglamentos de la ONU. Este supuesto se refiere a mecanismos que, en determinadas circunstancias de conducción, tomarán el control del vehículo bajo la supervisión del conductor. Alguno de estos dispositivos son: el sistema de mantenimiento de carril, que permite al coche adoptar medidas de corrección si detecta que el automóvil abandona la vía accidentalmente; el sistema de aparcamiento asistido; o el piloto automático en autopista, que permite al vehículo con sistema de conducción automática circular a velocidades altas en estas vías.

Esto también implica la revisión del límite de uso de las funciones de conducción autónoma por debajo de 10km/h que establece el Reglamento de Naciones Unidas nº 79. En 2014 un grupo de expertos comenzó a evaluar las necesidades técnicas de las tecnologías de dirección automatizada para garantizar la seguridad en carretera. Se espera que este trabajo se termine en septiembre de 2016 para que el Foro Mundial para la Armonización de la Reglamentación sobre Vehículos de Naciones Unidas considere su adopción en 2017.

Compartir