CESVIMAP prueba la MoonVan, de PPG

MoonWalktheroad, de PPG, ha rodado hasta CESVIMAP, para que probáramos su nuevo sistema de mezclas semiautomático. La marca de pinturas PPG ha diseñado y convertido en realidad la ‘MoonVan’, una furgoneta equipada con una máquina MoonWalk y todo lo necesario para, sin ninguna instalación adicional, mostrar a los talleres, la exclusiva tecnología de mezcla de la marca y comprobar, en directo, los beneficios para el taller.

Jose Luis Guerrero, Business Área Manager, Iñaki Susilla, responsable técnico, y Fernando Negrete, técnico, de PPG Ibérica, fueron los encargados de realizar la presentación teórico-práctica de MoonWalk. En la reunión también estuvieron presentes Emilio Cañizares, propietario, y Cesar Plaza, coordinador de zona, del distribuidor Cañizares Piñero, junto con todo el departamento de pintura de CESVIMAP.

MoonWalk ofrece las siguientes ventajas:

  • Automatización del proceso. Mayor productividad con aplicaciones informáticas innovadoras. Ahorran tiempo, aumentan la eficiencia y eliminan el posible error humano en la elaboración de las mezclas.
  • Máxima precisión de color. Con este sistema se consigue una ultra precisión de mezcla, de tan solo 20 g, con una calidad y consistencia máxima, liberando a los pintores del proceso, por lo que se puede agilizar de esta manera otros trabajos del taller. Ya no es necesario hacer un mínimo de 100 g de pintura.
  • Aumento de ingresos. Menos tiempo de ejecución unido a mezclas más pequeñas y eficientes, aumentaran los ingresos, ahorrando costes de mano de obra.
  • Integración total con el ecosistema digital PPG. Paintmanager XI, Collision Services RapidMatch GO, MoonWalkSmart Software, Teleservicio de PPG & Corob, Collision Services Analytics y KPI’s.
  • Elimina perdidas y evita el desorden. Minimiza el desperdicio de consumo de material y ofrece un espacio de trabajo limpio y sin salpicaduras.

La furgoneta MoonWalk propone, en un reducido espacio, lo necesario para preparar el color, uno de los puntos conflictivos del taller, la “sala de preparación”. De esta forma, e integrado en la máquina, se alberga:

  • El espectrofotómetro, la báscula e impresora de las etiquetas, para identificar fácilmente la mezcla realizada para cada vaso.
  • Un dispensador que cuenta con los colores básicos y sus respectivos dispensadores.
  • Un armario modular (se puede instalar junto a la mezcladora o cerca) donde se almacenarán los envases, y segundas dotaciones de reserva.
  • Tintes de uso limitado, efectos especiales, etc.

Así, conectado a un dispensador se encuentra cada envase de pintura. MoonWalk dispone de un software inteligente, encargado de verter la cantidad exacta del contenido de cada grupo dispensador en el vaso de mezcla. Mediante escaneado, dentro del sistema, se detectan los grupos dispensadores colocados en el estante, los identifica y sólo selecciona solo aquellos envases necesarios para cada mezcla. Es decir, la máquina detecta únicamente los necesarios, y no es necesario desmontar el resto de grupos dispensadores. Así, el único trabajo manual que realiza el operario es colocar el dispensador y su envase de pintura en el estante.

Tras la instalación de MoonVan en el taller de CESVIMAP, su puesta a nivel y calibración, tuvo lugar la demostración práctica. En ella, hubo temas relacionados con las patentes de diseño y desarrollo -con las que cuenta el equipo-, qué puntos fuertes cuenta la máquina y qué dos softwares informáticos ayudan en su funcionamiento.

Hemos realizado diferentes mezclas, de poco gramaje, y en colores blancos, platas, etc., para ver la precisión de la báscula de doble dígito, sin duda una de las grandes bazas del sistema automático de mezcla MoonWalk.