CESVIMAP y MAPFRE, presentes en Faconauto 2020

7

CESVIMAP ha participado en el XXIX Congreso de Faconauto con un discurso en que desmitifica el vehículo electrificado y elimina los miedos que puede generar su llegada al taller de reparación. Asimismo, ha participado en el stand de MAPFRE con su solución de formación mediante realidad virtual, que pudieron probar los asistentes.

Bajo el lema “Comprometidos, sumamos” el XXIX Congreso&Expo Faconauto ha reunido a 1.700 profesionales, más de 30 workshops que han abordado los temas que preocupan a los concesionarios:  la digitalización del sector y las nuevas tecnologías, como el canal online, las herramientas digitales que mejoran el proceso de venta, las redes sociales, la omnicanalidad o el nuevo ecosistema de clientes o los mitos del vehículo eléctrico. José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo inauguraron y clausuraron el Congreso, respectivamente.

José María Cancer, director general de CESVIMAP, participó en el Congreso Faconauto, que congrega a las Asociaciones de Concesionarios de la Automoción. Mitos y verdades sobre el vehículo electrificado ¿Cómo le afecta a mi taller?” explicaba que la formación y el equipamiento adecuados son las principales armas con las que afrontar el trabajo con esta clase de vehículos.

MITOS

Son muchas las dudas (y los temores) que despiertan los vehículos de baterías. Frente a ellas, el conocimiento y la razón. Desmontamos alguna de ellas:

    1. ¿Un coche híbrido o eléctrico inundado genera peligro de electrocución? En CESVIMAP hemos desarrollado varias pruebas, entre ellas sumergir en el agua el conjunto motor y los sistemas eléctricos de un modelo electrificado. ¿El resultado? La temida electrocución no se produce.
    2. La reparación de un vehículo electrificado es más sencilla. Esta afirmación es cierta, pero algunas operaciones demandan mayor cualificación. Además, se precisan operaciones adicionales:
      1. Puesta en seguridad del sistema de alta tensión, por un técnico especialista en riesgos eléctricos, HVT.
      2. Desconexión del sistema de enfriamiento, mangueras y otras conexiones.
      3. Verificación del aislamiento y de la ausencia de tensión.
  1.  
    1. Ante un accidente, el vehículo electrificado es menos seguro y arde. Arde, cierto, pero también lo hace un vehículo de combustión tradicional. La realidad es que los vehículos electrificados han de cumplir unos requisitos de seguridad en cuanto a diseño estructural y de las propias baterías muy rigurosos.
    2. La reparación de la carrocería de un eléctrico es menos segura. No, los procesos son los mismos y, en general, las técnicas de reparación no difieren. Como se ha comentado anteriormente, se necesita una formación mínima del técnico de carrocería, de manera que sea capaz de evaluar la seguridad de la reparación e identificar los sistemas eléctricos.
    3. Las baterías se dañan al introducir el vehículo en la cabina de secado. No. Distintas pruebas termográficas realizadas por especialistas de CESVIMAP demuestran que no es así. Además, el secado en cabina se efectúa mediante ciclos de secado cortos, en los que no superan los 60°C (y el interior del vehículo nunca alcanzará la temperatura de las piezas exteriores).
    4. Todos los vehículos serán eléctricos en 2030. Rotundamente, ¡no! En función de los estudios, la cifra de vehículos híbridos podría alcanzar, en 2025, el 40% de las ventas en nuestro país (3 veces más que los eléctricos). Según análisis de CESVIMAP, el parque de vehículos híbridos y eléctricos en 2025 podrá ubicarse entre un 5% y un 7%.

REALIDAD

La realidad se impone siempre. Una realidad que vendrá acompañada de un cambio del modelo de negocio, al que habrá que adaptarse. De nuevo la formación reclama un lugar protagonista en este proceso de adecuación. Te trasladamos, a continuación, verdades con las que habrá que manejarse en adelante:

    1. Necesidad de personal cualificado, por lo que habrá que invertir en formación sobre vehículos electrificados.
    2. Equipos y herramientas especiales. Será preciso apostar por herramientas específicas de diagnosis para operaciones con baterías y familiarizarse con equipos de protección exclusivos para baja tensión.
    3. La mitad del precio del coche son las baterías. La principal derivada de esta realidad es que habrá que prepararse para el negocio potencial que está naciendo. Un negocio que se asienta en distintas líneas, resumidas, fundamentalmente, en la reparación de baterías y en la verificación y sustitución de módulos.
    4. El coste del mantenimiento será menor. Esta es una realidad indudable. Según datos de CESVIMAP, la reducción del beneficio por mantenimiento será de un 75%; de la mecánica, un 55% y, de recambios, un 50%. En el lado positivo, podrá subir la cuantía de trabajos derivados de la garantía del vehículo (+5%) y de carrocería y pintura (+5%).

Ante esta nueva situación, encaramos la mayor verdad, que nos revela qué podemos hacer. En primer lugar, mentalizarnos de que el juego ha cambiado, tratando de anticiparnos a lo que llega. Simultáneamente, formarnos y equiparnos. Por ahí transita el futuro del taller.

En esta edición, se presentó el nuevo logotipo de Faconauto, que aúna minimalismo y sencillez en su imagen.