Editorial: ¡Gracias y hasta siempre!

4394

Septiembre del 92: nacía la revista CESVIMAP. Era mi sexto año en la empresa y la dirección me encomendó la edición de una nueva publicación periódica que potenciara la labor divulgadora que, por definición, era una vocación fundacional de CESVIMAP.

Diciembre de 2018: después de 32 años en CESVIMAP, 16 de ellos como director general, aprovecho la tercera página de esta ya veterana revista para comunicar a sus lectores, algunos de ellos inveterados, mi retiro.

Como podréis comprender, queridos amigos, aunque solo lo seáis porque nos seguís a través de estas páginas, son muchos los recuerdos que se me acumulan de esta larga trayectoria. Como por naturaleza soy optimista, me vienen de manera espontánea exclusivamente los buenos. Y de que me vaya con tan buen sabor de boca tenéis culpa muchos de los que leéis estas líneas. Sin vosotros no hubiera sido posible… los compañeros de CESVIMAP y de MAPFRE, mis superiores; nuestros clientes y profesionales del seguro, de la peritación, de la reparación de vehículos, asociaciones profesionales; profesores y alumnos de centros de formación profesional; muchas personas de instituciones públicas y privadas con las que me he relacionado, fabricantes de vehículos, de productos y herramientas de reparación; y concesionarios y talleres; algunos más que al ver esta lista no se sienta reflejado (pido perdón por ello)… Sin vosotros ni CESVIMAP ni yo seríamos lo que somos. Vosotros sois los autores de la larga y extraordinaria lista de hermosos recuerdos que me llevo.

Os dejo en magníficas manos: en manos de MAPFRE que, 35 años después, sigue creyendo y apostando por nosotros; en manos de los excelentes profesionales que conforman la plantilla de CESVIMAP. Son realmente formidables por actitud y aptitud.

Ya solo me queda pedir perdón, porque seguramente habré cometido errores, y daros las gracias por todo lo que me habéis aportado, que es muchísimo; no imagináis cuánto y… ¡hasta siempre!