Editorial: Lo único permanente es el cambio

994

Recuerdo cómo, hace algo más de un año, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete afirmaba en un foro internacional que la digitalización “no ha traído una época de cambios, sino un cambio de época” al que es necesario adaptarse. La conferencia anual del RCAR 2018, que acogió CESVIMAP, no hizo más que corroborar la extensión y profundidad de los cambios que están viniendo en el mundo asegurador y que nos afectan a aseguradoras, talleres, proveedores, fabricantes y clientes finales, sin excepción.

La consecuencia de esa efervescencia de nuevas ideas, proyectos y, especialmente, necesidades es la obligación de que CESVIMAP sea más que nunca una ventana abierta al mundo y a lo que en él ocurre. Debemos analizar tendencias, anticipar los cambios que vienen, adaptar nuestros servicios y seguir aportando valor para MAPFRE, para el mundo asegurador y para el resto de los actores en este sector, porque en este contexto será fundamental encontrar entre ellos a los mejores compañeros de viaje.

CESVIMAP, desde el 1 de enero de este año, ha pasado a integrarse en MAPFRE Open Innovation, un paso más hacia la transversalidad de su actuación, tanto geográfica como competencialmente, buscando catalizar y extender las mejores prácticas detectadas en cada ámbito y en cada país.

Asumo el reto de liderar esta nueva etapa al frente de CESVIMAP con enorme ilusión, porque sé que estamos trabajando en pilares fundamentales para el crecimiento sostenible del sector, con gran confianza, porque cuento con un equipo que, durante 35 años, ha sido constante referencia internacional, y con plena conciencia de la trascendencia que tiene el que sepamos liderar eficazmente todos los proyectos que tenemos encima de la mesa.

Habrá quien vea esta nueva etapa como una revolución, pero no es más que la lógica evolución en la trayectoria de un centro que aspira a seguir siendo protagonista en el futuro, siempre cambiante, del mundo asegurador.