La seguridad vial en la empresa

894

CESVIMAP IMPLANTÓ, EN 2016, EN SU SEDE CENTRAL DE ÁVILA, UN SISTEMA DE GESTIÓN DE MOVILIDAD Y SEGURIDAD VIAL, SEGÚN LA NORMA ISO 39001. CUANDO INICIAMOS ESTE CAMINO, SE REALIZÓ UN ESTUDIO DE LA INFLUENCIA DE TRÁFICO Y PERSONAS EN LA RED VIAL, DEBIDO A LOS RECORRIDOS DE EMPLEADOS, CLIENTES, PROVEEDORES, ALUMNOS, VISITAS AL CENTRO DE ALUMNOS, ETC. EN DICHO ESTUDIO SE IDENTIFICARON Y ESTABLECIERON PAUTAS DE ACTUACIÓN PARA INTEGRAR LA SEGURIDAD VIAL EN LA ACTIVIDAD DE LA EMPRESA, ASÍ COMO UN CONJUNTO DE OBJETIVOS DESTINADOS A REDUCIR INCIDENTES Y ACCIDENTES LABORALES DE CARÁCTER VIAL.

Tras la auditoría de renovación de la Certificación en 2019 de la norma ISO 39001 por AENOR, somos conscientes de los beneficios que nos ha reportado esta Certificación, como agentes de cambio de la conciencia interna de los empleados y su incidencia positiva en la sociedad. Compartimos las medidas implantadas de cara a mejorar la seguridad vial en CESVIMAP, que pueden ser aplicadas en otros entornos empresariales. 

Medidas adoptadas para mejorar la seguridad vial en la empresa

Las siguientes actuaciones tienen como fin reducir los riesgos viales, contribuyendo, paralelamente, a la sostenibilidad y agilidad del tráfico:

■ Con el fin de evitar aglomeraciones y dar fluidez al tráfico generado por los empleados, se han flexibilizado los horarios de entrada y salida, así como compatibilizado con los de las empresas cercanas para evitar una afluencia masiva puntual de vehículos en el entorno.

■ Se ha potenciado la sostenibilidad mediante el uso del transporte público frente al privado en los desplazamientos de casa al trabajo, promoviendo también entre los empleados la idea de compartir vehículo, o realizar los desplazamientos a pie, si la distancia lo permite. Todo ello ha llevado a reducir el número de vehículos en circulación y, por tanto, el riesgo de accidentes.

■ Se han potenciado las videoconferencias para evitar desplazamientos a reuniones en transporte privado, consiguiendo una disminución del riesgo de accidente, de tiempo y coste.

■ Se han establecido criterios de seguridad en la revisión de vehículos en la empresa (mantenimiento, ITV, …) y normas de actuación ante un accidente de tráfico.

■ Las jornadas laborales continuas (implantadas, por el momento, los viernes y en época estival), disminuyen las salidas y entradas al edificio, con lo que también se reduce el riesgo de accidente.

■ Dada la gran afluencia de personas a CESVIMAP (alumnos, visitas institucionales y empresariales), se realiza una labor de sensibilización dirigida a diversos colectivos, mediante folletos informativos o breves videos, que abordan, por ejemplo, la influencia en los accidentes de la velocidad, el alcohol y las drogas en la conducción.

■ También se promociona la seguridad vial mediante la publicación de artículos, como este, en Revista CESVIMAP (más de 100.000 lectores a lo largo de más de 100 números), y también en el formato digital (www.revistacesvimap.com).

Otras medidas adoptadas en las zonas de aparcamiento

Estas actuaciones afectan al funcionamiento global de la empresa. También se han adoptado otras en las zonas de aparcamiento y acceso al edificio, para aminorar el riesgo de accidente en el entorno vial empresarial:

■ Cuando la visibilidad desde la zona de aparcamiento del edificio a la vía pública se pueda ver disminuida por vehículos en la puerta de acceso, es conveniente situar espejos en determinados puntos.

Permiten a los conductores que van a abandonar el recinto ver sin dificultad la vía pública antes de incorporarse a ella.

■ Colocación de pasos de cebra en zonas utilizadas por los empleados que salgan del edificio caminando, de manera que se dé prioridad a los peatones.

■ Limitar la velocidad de los vehículos a 20 km/h dentro de todo el recinto de aparcamiento, utilizando señalización vial pintada sobre el propio asfalto.

■ Con el fin de reducir situaciones de riesgo, los vehículos aparcados en batería lo deberán hacer con su parte frontal apuntando hacia la zona de salida, para evitar maniobras de salida marcha atrás, que siempre entrañan más riesgo, y la posibilidad de atropellos y colisiones con otros vehículos.

Los vehículos más altos (monovolumen, todoterreno …) ofrecen doble dificultad si están mal aparcados; su zona frontal presenta menos altura que su parte trasera. Si se aparcan correctamente, permiten mayor visibilidad y facilitar la salida del aparcamiento a los coches situados junto a ellos.

■ Si la densidad de tráfico que se genera de cara a la salida del edificio es elevada y el tráfico de la vía también, se procederá a que una persona, en casos puntuales como éste, regule y ayude en las incorporaciones a la vía. Para evitar estas situaciones, preconizamos realizar las salidas de los empleados escalonadas.

■ Evitar, en la medida de lo posible, que se aparquen vehículos a menos de 10 o 15 metros de los bordes de la puerta de acceso de vehículos al edificio, para que la visibilidad no se vea disminuida y se favorezca la incorporación a la vía.

Una vez analizados los factores de riesgo relevantes para las actividades de la empresa (incluyendo los desplazamientos in itínere), conviene elaborar y poner en marcha un plan de movilidad y gestión de la seguridad vial, en el que tomarán parte activa todos los implicados, tanto conductores como peatones.

Informar y formar al personal en estos aspectos implica un compromiso firme, que afecta positivamente no solo a sus destinatarios y gestores, sino también a la sociedad en general.