La sostenibilidad, ¿una moda?

LA SOCIEDAD SE ENCUENTRA EN UN PUNTO DE INFLEXIÓN EN TORNO AL MEDIOAMBIENTE, CON EL COMPROMISO CRECIENTE -IMPULSADO POR UNOS CIUDADANOS CADA VEZ MÁS EXIGENTES E INFORMADOS- DE PROTEGER SU ENTORNO, SIENDO ELLOS EL VERDADERO MOTOR PARA EL CAMBIO. NO ES UNA MODA, NI SIQUIERA SE CIRCUNSCRIBE A UN TEMA MEDIOAMBIENTAL, SUPONE UN PILAR FUNDAMENTAL EN EL MODELO ECONÓMICO, TRANSFORMANDO LA FORMA DE HACER NEGOCIOS Y REDEFINIENDO EL MODELO DE COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADO.  LA EMPRESA ES O SERÁ SOSTENIBLE; O, SIMPLEMENTE, NO SERÁ. 

Como ya comentamos en Revista CESVIMAP, el desarrollo sostenible no se fija únicamente en la protección y el uso racional de los recursos naturales. Tiene una amplia dimensión social, promoviendo el desarrollo que favorezca la calidad de vida, la sanidad y la educación para conservar y mejorar el legado de las generaciones pretéritas hacia las futuras. Con el gran objetivo de garantizar el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social, la sociedad ha de colaborar en conjunto. Desde el punto de vista de las empresas la sostenibilidad implica encontrar un equilibrio -a medio y largo plazo- entre las preocupaciones ambientales, sociales y económicas e interrelacionarlas con los diferentes grupos de interés (stakeholders) con los que se relaciona, tanto aguas abajo -los clientes- como aguas arriba -los proveedores-.

Hay que impulsar un nuevo modelo de producción, de prestación de servicios y de consumo, donde el valor de los productos, materiales y recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, la generación de residuos se reduzca al mínimo y se reutilicen en el mayor porcentaje posible los que no se puedan evitar.

Este prisma de múltiples caras que supone la sostenibilidad precisa un enfoque holístico para abordarla. Analizamos esta perspectiva con el foco puesto en la posventa del automóvil, fundamentalmente, en talleres y concesionarios.

Eficiencia energética

La eficiencia energética, o ahorro energético, persigue reducir la cantidad de energía requerida para proporcionar productos y servicios; esta palanca clave quiere lograr, de forma simultánea, un doble objetivo: reducir las emisiones y mejorar la eficiencia. Un negocio eficiente es, además, un negocio más competitivo.

Los costes de suministros energéticos en un taller de reparación (electricidad, gasoil, gas) suponen de media alrededor del 10% del coste total de explotación -distribuidos, aproximadamente, en: maquinaria de taller, 52%, iluminación, 17%, climatización, 15% y otros, 16%-.

Para reducir el consumo de energía y optimizar su coste se han de mejorar las tarifas (analizar términos fijos y variables en función del tipo de suministro) y optimizar las instalaciones (características constructivas del edificio, sistemas de iluminación, mantenimiento correcto de instalaciones como la red de aire comprimido, dimensionamiento de compresores, etc.).

Se ha usar eficientemente el resto de recursos involucrados en los procesos productivos: consumo de agua, aceites, disolventes, materiales de pintura… Así, reduciremos consumos, residuos generados y la emisión de gases de efecto invernadero.

Adicionalmente, debemos unir el potencial de transformación de las tecnologías de la información y comunicación. 

Economía circular

Nuestro actual sistema económico se basa en un modelo de crecimiento que se apoya en la producción de bienes y servicios bajo las pautas de “extraer–producir–consumir– tirar”.  Este modelo lineal conlleva un uso intensivo de los recursos naturales y crea una elevada presión sobre el medioambiente, impactando en recursos y ecosistemas, generando elevados volúmenes de residuos, gases de efecto invernadero, contaminación de suelos y agua. La insostenibilidad de esta fórmula obliga a evolucionar hacia un procedimiento circular, restaurador y regenerativo que sustituya el concepto de “caducidad” por el de “conservación”.

La economía circular es, ante todo, economía. Proporciona mecanismos de creación de valor no vinculados al consumo de recursos finitos. Siendo muy importantes y necesarias las iniciativas centradas en la fase final del ciclo reutilización y reciclado, la economía circular centra sus esfuerzos en el inicio de la cadena para lograr la durabilidad del producto, impulsar su reutilización y, finalmente, facilitar el reciclado y el reprocesado de componentes. 

Aplicación en el taller

El taller puede reducir el uso de materiales, mejorando los procesos y su gestión. Así, utilizar baremos que permitan preparar la cantidad exacta de pintura evitará el derroche de producto; gestionar, de forma adecuada, a los proveedores y las compras just-in-time será mejor que almacenar materias primas, con su potencial caducidad. Asimismo, pueden concienciar a sus clientes ofreciéndoles piezas de calidad de segunda mano y evitar consumir recursos y materias primas–, a un coste más competitivo. Otro ejemplo es el plástico, material que ha revolucionado todos los sectores, también el de la movilidad, interviniendo en la fabricación de vehículos más ligeros y que requieren menor consumo. El problema no es su uso, sino su reutilización posterior. Reparar este material, siempre que resulte técnicamente factible, evita generar importantes volúmenes de residuos y ahorra materias primas. También se puede reparar con costes más competitivos.

Gestión de residuos

En su productividad, el taller genera diferentes tipos de residuos, muchos de ellos peligrosos (aceite, pastillas de freno[1], disolvente, lodos de pintura…). Será pequeño productor si genera, anualmente, menos de 10 toneladas, y gran productor si las supera. En cada caso, ha de realizar los trámites correspondientes con el Órgano Ambiental de su Comunidad Autónoma.

El taller deberá:

    • Separar adecuadamente los residuos y no mezclarlos.
    • Disponer de zonas acondicionadas, señalizadas y delimitadas para el almacenamiento de los residuos peligrosos.
    • Envasar y etiquetar los recipientes según el Real Decreto 22/2011 de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.
    • Gestionar la retirada del residuo con un gestor autorizado.
    • Llevar un registro de los residuos producidos. En caso de ser gran productor, presentar una declaración anual de los residuos producidos y un plan para su minimización cada cuatro años.

Por otra parte, los residuos metálicos acero, aluminio, cobre, catalizadores, etc., que genera el taller, separados y en función del volumen, pueden suponerle algún ingreso.

Dentro de la consultoría Cualificación de Talleres TQ CESVIMAP, la gestión medioambiental y de residuos es un elemento clave. Prestamos este servicio a los talleres para la correcta gestión y cumplimiento de la legislación. 

Movilidad sostenible

La movilidad afecta a pilares básicos de la sociedad del bienestar: economía y empleo, hábitos de vida, libertad de los ciudadanos… Emergen diferentes medidas para asegurar su crecimiento sostenible: tecnologías de propulsión, que modifican la demanda de suministros energéticos, vehículos conectados, vehículos autónomos, uso compartido del automóvil…

La posventa de automoción presta servicios en nuestro país a un parque de 24 millones de turismos, 34 millones de vehículos, en total. Dada la fuerte transformación técnica en la transición hacia la electrificación del Parque, son previsibles cambios significativos en el volumen y tipo de las operaciones de mantenimiento y reparación.

Aunque la mayor parte del parque de vehículos actual dispone de tecnologías convencionales, es necesario formarse (en diferentes facetas: formación continua, FP…), para atender la demanda creciente de tecnologías emergentes.

Esta transformación de la tecnología y del uso del automóvil genera nuevas posibilidades de negocio, y negocio sostenible, para el que los talleres deberán estar preparados.

Huella ambiental

El concepto de “huella” calcula y comunica los resultados del Análisis de Ciclo de Vida, bien sea en la categoría de impacto ambiental, como la Huella de Carbono o la Huella Hídrica, bien reflejando diversas categorías, como la Huella Ambiental de Producto (HAP), o la Huella Ambiental Corporativa (HAC).

Mediante este método, afianzado por la Comisión Europea para homogeneizar y unificar las diferentes metodologías, se calculan diversas categorías de impacto ambiental asociadas al producto y/o la organización, de modo que esta información sea accesible a todas las partes interesadas.

Esta potente herramienta permite conocer exhaustivamente el impacto ambiental de una empresa, para realizar su correcta gestión. Permite reflexionar sobre la repercusión directa de su actividad y sobre la indirecta, generada por terceros, a consecuencia de la actividad de la empresa.

Beneficios para la empresa:

    • Identificar puntos críticos a nivel ambiental.
    • Optimizar los consumos.
    • Reducir costes en la selección de proveedores.
    • Diferenciarse de la competencia.
    • Reforzar argumentos de venta.
    • Generar mayor prestigio de marca.
    • Introducir el criterio ambiental en las decisiones estratégicas.
    • Acceder a nuevos mercados.
    • Optar a ayudas nacionales y europeas…

Sostenibilidad es parte del ADN de CESVIMAP. Está presente en todas las acciones que emprendemos y con todos los colectivos con los que nos relacionamos, apoyándonos en tres ejes que marcan nuestras pautas de actuación: la innovación, como modo de encontrar nuevas maneras de hacer las cosas y acelerar los cambios; la colaboración con todas las entidades y clientes con los que nos relacionamos y con la sociedad en su conjunto; y la educación, bien sea formación directa o labores de consultoría, facilitando el cambio en las soluciones que aportamos.