Nissan Micra 2017, 5ª generación

1337

QUINTA GENERACIÓN DE ESTE POPULAR MODELO PRESENTADO EN EL SALÓN DE PARÍS DE 2016 QUE EN ESPAÑA SE COMENZÓ A COMERCIALIZAR A PRINCIPIOS DE 2017. FRUTO DEL ACUERDO NISSAN – RENAULT, EL MICRA CAMBIA RADICALMENTE RESPECTO A GENERACIONES ANTERIORES GRACIAS A LA ADOPCIÓN DE LA PLATAFORMA MODULAR CMF (COMMON MODULE FAMILY).

El Micra adopta la parrilla V-Motion, ya presente en otros modelos Nissan, marcando una franja distintiva en forma de V, para continuar con las ópticas, con aspecto de boomerang, y completar la línea estilizada de la carrocería.

Este modelo, comercializado por el momento sólo en carrocería de 5 puertas, se encuadra en el siempre “reñido” segmento B, con rivales tan renombrados como el Ford Fiesta, Opel Corsa, Renault Clío, Seat Ibiza, etc.

Presenta un cambio radical con sus antecesores en diseño y dimensiones; su longitud aumenta a casi 4 metros (3,99 m), gana en anchura, hasta 1,74 metros, su altura se reduce a 1,45 metros con una distancia entre ejes de 2,52 metros; así, la habitabilidad interior es mayor. El espacio de carga del maletero alcanza los 300 litros de capacidad con los asientos traseros en su posición normal, abatidos, supera los 1000 litros.

Identificación

Diversos puntos de la carrocería recogen las características que identifican el vehículo como el número de bastidor, troquelado en la parte derecha del maletero.

La placa del constructor, o adhesivo portadatos, a media altura en el pilar central derecho de la carrocería, proporciona el número de bastidor, el número de modelo (necesario para el conocimiento de las características particulares del vehículo y su petición de recambio), código de tapicería, código de color, etc.

Mecánica

El Micra emplea tres motores en sus distintas configuraciones, dos de gasolina y uno diésel. Los gasolina tienen tres cilindros, uno con 898 cc, alimentados con inyección indirecta y turbo intercooler, que da una potencia de 90 CV (origen Renault); el otro con 999 cc, está alimentado por un sistema de inyección indirecta, dando una potencia de 71 CV. En diésel, solo ofrece uno, también de origen Renault, de cuatro cilindros y 1.461 cc, alimentado por un sistema de inyección directa por conducto común y turbo intercooler, su potencia es de 90 CV.

La transmisión se realiza sobre las ruedas delanteras con una caja manual de 5 velocidades común para todos sus motores. Emplea neumáticos 205/45 en llantas de 17’’ para el motor de gasolina de 90 CV, de 185/65 en llanta de 15’’ para el motor de gasolina 71 CV y los mismos en el diésel.

El eje delantero consta de la clásica suspensión McPherson con resorte helicoidal y barra estabilizadora, empleando en su eje trasero la configuración de rueda tirada con elemento torsional y resorte helicoidal. En cuanto a los frenos, todas las configuraciones de motores utilizan disco en sus ruedas delanteras y tambor en las traseras.

Carrocería

Este vehículo adopta la plataforma CMF, Common Module Family), fruto del acuerdo Renault y Nissan, desarrollado por Nissan para este modelo.

Sigue el patrón estético de sus hermanos mayores, destacando su llamado techo flotante, consiste en pintar de negro la parte superior de la aleta trasera, con lo que se crea un efecto visual como si el techo estuviera flotando sobre la carrocería.

Otro aspecto a destacar, ya visto en otras marcas, es la colocación de las manillas de las puertas traseras camufladas en el montante trasero.

Desde el punto de vista estructural, su carrocería presenta aceros de alto límite elástico, consiguiendo mayor capacidad de absorción de energía. De esta manera, se reducen los picos de deceleración elevada y su posible trasmisión a los ocupantes, con la consiguiente minimización en la magnitud de posibles lesiones.

La configuración estructural de la parte delantera está formada por dos largueros de acero de alta resistencia, junto al montante interior delantero (montante A) y al travesaño inferior del salpicadero. Se configura una especie de jaula que, unida a la traviesa delantera, de acero, es capaz de absorber impactos de hasta 15 km/h sin transmitirlos a la estructura del vehículo, circunstancia contrastada en los crash test a velocidad reducida realizados en CESVIMAP.

En su parte central, también dispone de aceros de alto límite elástico, como los largueros de piso y el túnel central. En su parte trasera, este tipo de aceros se encuentran en los largueros traseros, la traviesa del piso trasero y la traviesa de los asientos traseros que, unidos al alma del paragolpes o traviesa trasera de acero, crean la jaula comentada.

Equipamiento

El equipamiento del Nissan Micra va asociado a cinco acabados, Visia, Visia +, Acenta, N-Connecta y Tekna. Todos ellos disponen de un paquete básico de seguridad elevado, destacando el asistente de arranque en pendiente, asistente de frenado (AEB), control de tracción, control de tracción activo de la trazada (Nissan Chassis Control), distribución electrónica de frenado, indicador de baja presión de los neumáticos, limitador de velocidad, luz día de LED y faros de activación automática.

En el modelo analizado por CESVIMAP, entre otras opciones destaca: el sistema inteligente de colisión frontal (con detección de peatones), asistente de luces de carretera cortas/largas, reconocimiento de cambio de carril, control del ángulo muerto, detector de movimiento, control inteligente de la calzada y sistema de navegación.

En el apartado de personalización ofrece, de manera opcional, la combinación de colores en retrovisores exteriores, molduras laterales y embellecedores del paragolpes.

Seguridad

CESVIMAP ha probado diversos sistemas de seguridad de su unidad, como:

  • Sistema de Colisión Frontal y Frenado Autónomo de Emergencia (AEB): controlado por el radar frontal, situado detrás del anagrama Nissan, y la cámara en la parte superior central del parabrisas. En los ensayos realizados en CESVIMAP su funcionamiento ha sido correcto, detectando la presencia del peatón a 50 km/h.
  • Sistema de alerta de ángulo muerto: controlado por dos radares, situados en la parte inferior del costado o aleta trasera, ocultos por el paragolpes. Avisa con un testigo luminoso y sonoro simultáneamente de un obstáculo en el ángulo muerto, sin actuar.
  • Sistema de aviso de abandono involuntario de carril: produce una ligera vibración en el volante y aviso luminoso; si bien hay que activar el sistema al encender el vehículo.
  • Ayuda de arranque en pendiente: controlado por un sensor que detecta el ángulo de inclinación de la carrocería, su funcionamiento actúa durante unos segundos sobre el sistema de frenado, liberando el freno al accionar el acelerador. En los ensayos CESVIMAP su funcionamiento ha sido correcto, iluminándose un testigo en el cuadro cuando este actúa.
  • Reconocimiento de señales de tráfico: interactúa mediante la cámara delantera reconociendo las señales a ambos lados de la calzada, informa en la pantalla del salpicadero sus limitaciones, tanto de inicio como de fin de prohibición. Durante las pruebas en carreteras su funcionamiento ha sido positivo.
  • Control inteligente de la calzada: recurre a la cámara frontal analizando las irregularidades de la calzada, para neutralizar posibles movimientos exagerados de la carrocería derivados por el estado del firme. Con una frenada suave palía los efectos de cabeceo y balanceo.
  • Control de tracción activo de la trazada: para contrarrestar el efecto subviraje al trazar una curva o en superficies deslizantes actúa sobre el sistema de frenado, de manera suave en las ruedas interiores. Funcionando de forma semejante a un diferencial de deslizamiento limitado.

Su motor de tres cilindros quizá es un poco perezoso al iniciar la marcha y cambiar a segunda. En una conducción tranquila parece que le cuesta pero al acelerar, entra el turbo en funcionamiento dando un fuerte empuje al coche. Es decir, en la conducción hay que apurar la primera y segunda marcha para dar entrada al turbo.