Colad Turbomix Paintsaver: cómo mezclar pintura sin desperdiciar una gota

594

Las varillas Colad Turbomix Paintsaver acortan el proceso de mezclado y minimizan el desperdicio de pintura

Colad facilita con sus varillas mezcladoras Turbomix Paintsaver el esfuerzo cotidiano de los pintores por conseguir una mezcla homogénea de pintura, acortando significativamente la duración del proceso de mixtura y reduciendo el desperdicio de pigmentos.

Colad, marca del fabricante europeo EMM distribuida en España y Portugal por Autobrillante, ha creado sus varillas mezcladoras Turbomix Paintsaver con materiales plásticos 100% reciclados. Su perfil en ‘S’ y la disposición calculada de sus orificios con forma de gota de lluvia —no redondos— producen un flujo dinámico estable a través de la varilla cuando esta remueve la mezcla. Se acelera así el proceso de mezcla hasta en un 40% en el caso de las pinturas metalizadas, además de facilitar el escurrido de pintura al finalizar la mezcla y antes de desechar la varilla.

Para facilitar este último paso, que evita el desperdicio de hasta 7 gramos de pintura por mezcla, las varillas Colad Turbomix Paintsaver incorporan el sistema “rompe y ahorra“. Aparte de su mango ergonómico y antideslizante, un detalle importante que Colad ha cuidado al diseñar el perfil de sus varillas Turbomix Paintsaver es que uno de los vértices del extremo final es romo, mientras que el otro tiene forma de ángulo de 90º. Así, tanto si los vasos de mezcla tienen fondo redondeado como recto, el pintor podrá raspar toda la pintura, sin dejarse pigmento sin mezclar en ninguna ‘esquina’.

Un vaso para cada ocasión

Las varillas de mezclar Turbomix Paintsaver están disponibles en medidas de 22×2 cm para realizar mezclas en los vasos desechables de Colad de hasta 1.400 ml y de 30×3 cm para ser utilizadas en vasos Colad de 2.300 ml de capacidad. Ambos formatos se suministran en cajas dispensadoras de 512 y 200 unidades, respectivamente. Asimismo, de las cinco capacidades disponibles (350, 700, 900, 1.400 y 2.300 ml), las tres primeras son compatibles con el sistema de pintura Snap Lid del fabricante. Esto supone un ahorro de tiempo y materiales para el taller, ya que el pintor puede utilizar el mismo vaso de mezclas como depósito para la pistola pulverizadora. Solo tendrá que insertar el filtro y la tapa adecuados para cada aplicación.