Pintados en acabado tricapa. Cómo reproducirlos en el taller

EN LA COMPRA DE UN COCHE INFLUYEN VARIOS FACTORES: LA SEGURIDAD, EL MOTOR, EL CONSUMO, EL PRECIO, LAS OFERTAS… PERO ES EL COLOR UNO DE LOS ASPECTOS MÁS SOPESADOS; ADEMÁS, ES EL MÁS CONSENSUADO POR EL ENTORNO (PAREJA, FAMILIA O AMIGOS). POR ELLO, LAS MARCAS DE AUTOMÓVILES OFRECEN UN NÚMERO CONSIDERABLE DE COLORES PARA CADA MODELO. NOS DETENEMOS AHORA EN EL SISTEMA DE PINTADO TRICAPA, CADA VEZ CON MAYOR PRESENCIA EN EL MERCADO.

El color de los vehículos involucra a gran número de profesionales, desde su creación (planificación, diseño, coloristas, etc.); hasta el proceso de producción en fabrica (pintado y control de calidad) y la venta (marketing, publicistas, concesionarios…), continuando por la posventa y la reparación (marcas de pintura, talleres, pintores, etc.).

Si accedemos al configurador de color de la web de las distintas marcas de automóviles, podremos ver unos 8-10 colores por modelo, organizados por familias de acabos: estándar/ sólido, metálico/metalizado y nacarado/exclusivo/especiales, o bien por precios.

La selección de un vehículo con el color nacarado/exclusivo/especiales suele tener un precio más elevado que los denominados sólidos o metalizados, aunque son los colores más atrayentes para los conductores. Pueden estar pintados en acabado bicapa o tricapa.

Detalle de las capas de una pieza nueva en acabados tricapa.

Sistema de pintado en acabado tricapa

Prácticamente todas las marcas de automóviles facilitan el sistema de pintado en acabado tricapa en casi todos sus modelos, ofreciendo una gama de colores tricapa que incluyen amarillos, naranjas, azules, plateados, etc. Son los colores rojos y, sobre todo, los blancos los que más aceptación están teniendo por parte de los compradores de automóviles.

El acabado tricapa más común lo forman dos capas de color –una de fondo, y otra de efecto–, por ejemplo el Toyota Crystal White (arriba).

La de efecto, al tratarse de una capa translúcida, permite que parte de la luz traspase y refleje la capa de fondo, proporcionando una mezcla de efectos de profundidad y reflejos imposibles de reproducir con un sistema bicapa.

El orden de disposición y, por tanto, de aplicación de las capas de acabado es: La primera, color de fondo, da el color genérico al acabado tricapa. Se elabora con básicos de color bicapa, principalmente sólido (blancos); aunque en algún color tricapa (rojos y naranjas) se utilizan conjuntamente con los sólidos, básicos metalizados y/o perlados.

La segunda es una capa de efecto. Se elabora con gran cantidad de resina y pequeñas cantidades de básicos convencionales, metálicos, perlados y “Xirallic”. Las proporciones de cada producto dependerán del efecto que se desee. La capa de barniz confiere el brillo, la resistencia y la protección. Es la tercera.

En el ejemplo Renault Rojo Deseo de la página anterior se observa otro tipo de acabado tricapa.

Es menos frecuente, pero su aplicación se realiza también en tres capas. La diferencia está en que sustituye la capa de efecto por otra de barniz tintado con pigmentos o tintas de color, que se cataliza como cualquier barniz de 2 componentes. La pintura de fondo, el aparejo, puede ser cualquiera de los utilizados en el proceso de pintado (tintado, aparejo de color, en escala de grises, etc.), pero nunca será considerado como capa de acabado.

El aspecto estético más llamativo, la viveza del color, su luminosidad, etc., los convierten en colores más atrayentes. Es la causa de que los acabados tricapa tengan cada vez más aceptación en el mercado.

La reparación de estos acabados supone para el taller, concretamente para el pintor, un mayor desafío. Se enfrenta a un metódico proceso de reproducción de este tipo de colores, debiendo disponer de una adecuada formación, así como práctica y destreza.

Principales pasos y recomendaciones antes de comenzar la reparación de un tricapa:

1 Identificación del color original del vehículo. En ocasiones, puede disponer de una variante en acabado bicapa.

2 Medición con el espectrofotómetro. Proporcionará, desde la base de datos de la marca de pinturas, los colores más ajustados con el del vehículo a pintar.

3 Elección del tono de aparejo. Facilita la marca de pintura para dicho color. Lo habitual es usar los aparejos en escala de grises.

4 Aplicación de color fondo bicapa. A cubrición o siguiendo las recomendaciones del fabricante en cuanto a número de manos, dilución, aditivos, por un mayor espesor de las capas de color, etc.

5 Probetas test del color tricapa seleccionado. Aplicación de la capa de efecto a la probeta. Por lo general, se aplica en el primer test una mano por debajo de las recomendadas por la marca de pintura. En la 2ª probeta test, las recomendadas, y en la siguiente se incrementa una mano más que la anterior. Así, dispondremos de 3 tonos de color con la capa de efecto saturada, de menor a mayor.

6 Evaluación del número de capas de efecto que precisará el color del vehículo. Se comprueba, con las probetas elaboradas y sobre el propio vehículo, la mejor opción de aplicación en el número de manos de efecto. Es importante disponer de una buena iluminación.

Además, es importantísimo tener en cuenta que la zona de reparación, donde se aplicarán la capa de color de fondo y la capa de efecto, deberá estar acotada en cuanto al difuminado de dichas capas. Esto se debe a que los colores tricapa cambian de tonalidad dependiendo del número de capas de efecto que se sobrepongan.

Partiendo de una pintura original con dos capas de efecto, la primera capa de efecto en reparación se sumará a las originales, al igual que la segunda de efecto en reparación; esto hace un total de cuatro capas de efecto. Si el pintor no ha realizado un buen difuminado de las capas de efecto, en esta zona se puede obtener un tono distinto al del vehículo, haciendo visible la zona de reparación y, por lo tanto, resultando una reparación defectuosa.

Para conseguir una reparación eficiente de un color tricapa, se comienza aplicando el aparejo aconsejado por la marca y formulado para este color. Una vez lijado, esta capa se delimita la zona a pintar con el enmascarado.

¿Qué aspectos considerar en la aplicación de los colores (fondo y efecto)?

I Mantener los mismos criterios de pintado que los realizados con las probetas test en cuanto a presión de pulverizado, velocidad y distancia de aplicación.

II Tener en cuenta que, al difuminarse ambas capas de color, el espacio para realizar esta técnica, en algunos casos y por problemas de espacio, puede implicar la aplicación de color sobre piezas adyacentes a las aparejadas.

III Seguir las recomendaciones técnicas especificadas por la marca de pintura para la dilución del color, mezcla de aditivos, etc., así como la preparación de la superficie.

IV Aplicar el mismo número de capas, sobre todo de efecto, y en el mismo orden de la probeta confeccionada y seleccionada.

El acabado tricapa finaliza con la aplicación del barniz, siguiendo las especificaciones del fabricante del producto.