El nuevo Reglamento de Seguridad equiparará a los vehículos con sistemas avanzados de seguridad

394

Según la Dirección General de Tráfico (DGT) en 2017 se produjeron más de 100.000 accidentes con víctimas en la Unión Europea, con 25.300 personas muertas y 135.000 heridos graves. En España, se han contabilizado 489 fallecidos en el primer semestre de 2019, el mejor dato en siniestralidad vial.

Para alcanzar el objetivo de 0 accidentes en 2050, el Parlamento Europeo ha aprobado un nuevo Reglamento General de Seguridad. Aborda los problemas específicos de los usuarios más vulnerables de la vía: ciclistas y peatones. Tiene en cuenta por primera vez soluciones de movilidad sin carrocería como los patinetes eléctricos o las sillas de ruedas, que conviven entre los demás vehículos sin ningún tipo de regulación.

Por otro lado, desde la UE pretenden equipar a los vehículos con soluciones tecnológicas que faciliten la conducción y la hagan más segura. Asistentes de velocidad, sistemas avanzados de frenado de emergencia y de mantenimiento de carril, mecanismos de advertencia ante la somnolencia y la atención del conductor, técnicas de advertencia de distracciones y detectores de marcha atrás, son algunos de los seguri con los que se pretende equiparar a los nuevos automóviles.

Algunas de las medidas que se instauraron en el anterior Reglamento, de 2014, como el aviso de olvido de cinturón de seguridad, se amplía a todos los asientos de turismos y furgonetas, y asientos delanteros en camiones y autobuses. Se contempla también la instalación de registradores de datos de eventos, comúnmente conocida como “caja negra”, para contribuir con el análisis y conclusiones del estudio de accidentes de tráfico, para seguir adoptando medidas que ayuden a reducir el número de accidentes en la carretera. Todos estos sistemas se incorporarán paulatinamente desde 2022 para nuevos tipos de vehículos, dependiendo de la categoría de los mismos, pero “deberán ser verificados en inspecciones técnicas periódicas que aún están por determinar. El reto del sector será adaptarse a estas nuevas tecnologías para seguir protegiendo la seguridad vial y, por su parte, los fabricantes deberán ser los primeros en cooperar con toda la información necesaria.