Autobrillante plantea el reto de reutilizar. Reciclar no es suficiente

294

Para Autobrillante, impulsar la transición hacia una economía verde y circular de las empresas y del conjunto de la sociedad es un componente esencial de su filosofía empresarial, en la que se encuadra su reciente lanzamiento de nuevas fundas para asientos hechas de plástico reciclado post-consumo al 70% con certificación AENOR, así como de la novedosa gama Blue Sea en polipropileno 100% de alta reutilizabilidad.

La extraordinaria versatilidad del plástico y sus muchas ventajas sobre otros materiales hace que sea difícilmente sustituible. Sin embargo, informes recientes sobre su impacto ambiental, especialmente en el medio marino, y su incidencia en la salud humana en el corto plazo, obligan a reducir drásticamente su desecho al medioambiente y a potenciar seriamente la economía circular en el entorno industrial. Autobrillante, que lleva más de diez años asumiendo esta responsabilidad mediante su línea de fundas de asiento y materiales de protección fabricados con plástico y papel reciclado, amplía esta gama de productos con nuevas fundas para asientos de plástico reciclado post-consumo 70%.

“Este producto —señala Javier Fontanellas, director comercial de Autobrillante—, es el único del mercado que cumple la certificación AENOR PNE 53930-2 y además tiene un grosor de unas 50 micras”. Esto significa que es una funda mucho más segura frente a roturas, permitiendo además su reutilización un mínimo de cuatro veces.

Esta elevada tasa de reutilizabilidad es precisamente uno de los pilares de la economía circular y también una de las propiedades más destacadas de la nueva gama de fundas Blue Sea, que Autobrillante fabrica en polipropileno 100% no tejido de 40 micras para que pueda aprovecharse un mínimo de 20 rotaciones.

Autobrillante ha editado un vídeo explicativo en el que puede verse el proceso de producción de las fundas, las ventajas que tienen para el taller o el medioambiente, y los beneficios de la economía circular que promueven los productos hechos con plásticos reciclados post-consumo. Estos materiales provienen del consumo masivo generado en nuestros hogares, las instituciones, el comercio, etc., han sido separados desde la fuente y manipulados por empresas especializadas en reciclaje.